La intensa lluvia causa daños en la agricultura y en algunos bajos en la Safor


Pese a las puntas de lluvia registradas, por suerte la Safor se ha salvado del temporal y salvo casos puntuales, no han dejado graves daños en la comarca




 

La intensa lluvia causa daños en la agricultura y en algunos bajos en la Safor

Han sido dos días de lluvia intensa en los que hemos visto como localidades vecinas como Sueca o Alzira sufrían una situación que no resulta desconocida a los municipios de la comarca de la Safor.

Todos recordamos las consecuencias de la gota fría que el pasado mes de octubre anegó buena parte de Oliva o Tavernes de la Valldigna causando graves daños a infraestructuras y propiedades, al igual que ocurriera en el municipio de Beniarjó, por eso cuando las lluvias se intensificaron en la jornada del martes, todos miramos al cielo con la esperanza de que las puntas más intensas no fueran muy largas y permitiera de esa forma la evacuación del agua.

En estos casos es cuando recordamos que todavía nos quedan acciones del plan contra avenidas por ejecutar, así como obras de mantenimiento pendientes. En esta línea, el BLOC recordaba antes de las lluvias que el barranco de Beniopa estaba sin limpiar y que esa situación podría ocasionar problemas en caso de lluvias intensas. También desde el PP se acusaba al gobierno local de Gandia de haber descuidado de forma importante el plan contra avenidas de la Playa por la falta de ejecución de las obras de la Plaza de Navarra, obras fundamentales para la evacuación de agua pluvial con intensas lluvias.

Por suerte, pese a que en algunos momentos se vivieron trombas de agua que los pluviómetros marcaron con puntas de más de 120 litros por metro cuadrado, la lluvia no llegó a generar graves problemas en prácticamente ningún municipio de la comarca.

En Gandia, el acumulado supera los 200 litros por metro cuadrado en 48 horas, pero los colectores, así como las infraestructuras de evacuación funcionaron de forma adecuada evitando graves daños, tan sólo algunos bajos o sótanos sufrieron alguna inundación, pero sin graves consecuencias.

En Oliva, según confirmaba el concejal responsable de agricultura, Vicente Santacatalina, no se producían daños reseñables, ni en las infraestructuras urbanas ni en las rurales o agrícolas. Además aseguraba que no se podía hablar todavía de afección a la cosecha de cítricos, al menos no de forma generalizada, ya que se debería esperar a que finalizara definitivamente el temporal y sobre todo a realizar evaluaciones más detalladas. Lo que sí aseguraba era que no se habían producido daños ni en los caminos rurales ni en otras instalaciones que en anteriores ocasiones sí generaron problemas.

Cuestión diferente ha sido la situación vivida en otras localidades de la comarca, como la localidad de Tavernes de la Valldigna, que en la primera jornada de lluvias acumulaba ya más de 240 lítros de agua por metro cuadrado.

Estas lluvias anegaron algunas edificaciones e impidieron la normal circulación de los vehículos en algunos puntos del término municipal, pero estas situaciones fueron transitorias y no han tenido mayores consecuencias. Cuestión bien diferente es lo que se ha producido en la agricultura, que los daños según confirmaba el concejal Mario Enguix, actual alcalde en funciones, quien se mostró gravemente preocupado por la situación en que han quedado algunos campos de cítricos, ya que al quedar anegados en un momento crítico de la cosecha, el fruto se puede ver seriamente dañado, con lo que la economía local también sufriría un duro revés, sobre todo si tenemos en cuenta que en la Valldigna todavía mantienen una economía basada de forma importante en la citricultura. Así, Enguix aseguraba que aunque era muy pronto todavía para realizar valoraciones definitivas, sí que mostraba su preocupación por cómo esta situación sumada a la, cada vez más acuciante crisis, podría afectar a la localidad.

Otro de los municipios que sufrieron los efectos del temporal ha sido Xeraco y más en concreto su playa, que ha visto como algunos de los comercios que se encuentran ubicados en planta baja han tenido que ser atendidos por los bomberos para poder extraer el agua que los anegaba.

De momento nos hemos librado de las inundaciones, pero la época de lluvia no ha hecho más que empezar.