Los Moros del Raval de Gandia desfilarán por primera vez en el 9 d’Octubre


Hace doce años que un grupo de amigos decidieron, casi por casualidad, celebrar una entrada de moros en Gandia, y para ello pensaron que no podía hacerse en otro lugar que en el Raval, ya que era la antigua morería de la ciudad.




 

Los Moros del Raval de Gandia desfilarán por primera vez en el 9 d’Octubre

En todos estos años, la fiesta ha ido creciendo, cambiando itinerarios y también los días de celebración, pero inevitablemente es ya una fiesta consolidada, porque tal y como asegura su presidente Vicente Lucio, es “una fiesta que engancha por su jovialidad, su colorido y el espíritu festivo y sano que la envuelve”.

Lucio asegura que la fiesta está completamente viva, que cuenta con un aumento lento pero constante de las comparsas, por lo que ahora se están planteando crecer hacia otros aspectos, como las capitanías, aumentar los boatos, etc

Este año, por primera vez van a desfilar el 9 d’octubre, el día de la Comunidad Valenciana, saliendo de las Ferias de Gandia. En principio las nuevas fechas no les parece una mala idea, ya que van a cobrar mayor protagonismo al no compartir escenario con otras actividades como venía ocurriendo últimamente, pero en todo caso van a esperar a que se celebre este primer año para realizar una valoración.

En este año van a ser cinco filaes de hombres y otras cinco de mujeres, y esperan poder llevar a cabo una entrada espectacular, ya que van a contar con la música, que es el elemento característico, junto a los boatos que van a lucir y los trajes, que como marca la tradición cambia cada año y que en esta ocasión van a venir desde Beniganim.

Como en años anteriores, esperan contar en el desfile con autoridades de ámbito comarcal, ya que desde hace años han contado en sus desfiles con personalidades tanto políticas como culturales de toda índole.

Una de las novedades de este año es que por primera vez la fiesta va a tener cristianos, algo que no va a afectar a la fiesta, sino que va a enriquecerla todavía más, “la rivalidad queda para las batallas ficticias, en la realidad nosotros no tenemos luchas ni problemas”.