UPyD: La Lengua y la Pedrada


MARÍA-LIDÓN ORDÓÑEZ




 

UPyD: La Lengua y la Pedrada

Estaba yo decidiendo cual iba a ser el contenido de este escrito, cuando me entero de la agresión sufrida por una de las personas que participaban en el “Correllengua”de Gandía.
Por lo que se ve un grupo de jóvenes violentos se infiltraron entre el público lanzando piedras e insultando, alcanzando con una de ellas a Maite Peiró, concejala del Bloc Nacionalista Valenciá de L’Alqueria de la Comtessa, a quien desde aquí quiero enviar un mensaje de solidaridad, deseándole una pronta recuperación.
Parece mentira que a estas alturas, en un país con libertad de expresión, todavía haya quien pretenda dar su opinión a pedradas.
Este tipo de actuaciones son absurdas y sin sentido, ya que nada justifica semejante actitud, y deberían hacernos reflexionar acerca de lo que está ocurriendo en España con las lenguas y la política.
En UPyD este es un tema que nos preocupa y sobre el que volvemos una y otra vez, porque no estamos de acuerdo en como se están haciendo las cosas.
En UPyD tenemos “vocación de país”, y por eso se eligió para la campaña electoral el lema:”LO QUE NOS UNE”; ya que lo que nos separa, nos debilita
En España, se está haciendo un discurso victimista por parte de los partidos nacionalistas en las Comunidades Autónomas con lenguas co-oficiales.
Amparándose en el mal trato recibido durante el franquismo, ahora se está haciendo lo mismo, pero al revés, y se está utilizando la lengua local como una barrera, que a la larga lo que va a conseguir es crear algunos problemas a los de fuera, pero muchos mas a los que se amparan detrás de ella.
Desde UPyD hemos dado nuestro apoyo al “Manifiesto por la Lengua común”, cuyo contenido no ha sido suficientemente difundido por motivos políticos, pero que es de sentido común y debería poder ser asumido por cualquier ciudadano.
De dicho manifiesto están extraídas algunas de las consideraciones siguientes.
En UPyD consideramos que “son los ciudadanos los que tienen derechos lingüísticos, no los territorios ni las lenguas mismas, es decir, las lenguas no tienen el derecho de conseguir coactivamente hablantes, ni a imponerse como prioritarias en educación, información, rotulación, etc.. en detrimento del castellano que es la lengua común de todos los españoles”.
Estamos de acuerdo en que “todas las lenguas oficiales del estado son merecedoras de protección institucional como patrimonio compartido, pero solo hay una común a todos, y oficial en todo el territorio nacional, y que dada su proyección internacional y su pujanza a nivel mundial, es absurdo que en algunos territorios se pretenda minusvalorar a los ciudadanos monolingües en castellano”.
Fuera de nuestras fronteras, todo el mundo parte de la base de que en España se habla español, y cuando alguien compra un diccionario lo hace de ingles-español, rumano-español…., y cual no será su sorpresa cuando al llegar a determinadas zonas de España resulta que no les sirve para entender, por ejemplo, indicaciones de tráfico. Parece mentira que en zonas turísticas la señalización que depende de los ayuntamientos no sea bilingüe.
Es muy importante no perder de vista que las imposiciones lingüísticas en algunas autonomías dañan las posibilidades laborales, generalmente las de los mas desfavorecidos.
Este es un factor que los políticos locales y nacionales no pueden o no quieren ver, y desde UPyD queremos decir alto y claro que se esta limitando gravemente el futuro de estas generaciones a las que se les ha sometido a ese atropello llamado “inmersión lingüística”, pero ellos no sufrirán las consecuencias, las va a sufrir todo un país, con unos ciudadanos menos preparados y con muy poca movilidad geográfica para mejorar sus expectativas de empleo. Así mismo, este es un factor que no facilita la integración de los inmigrantes, y que complica muchísimo la vida de sus hijos en los estudios, con el consiguiente aumento de fracaso escolar.
Los hijos de los inmigrantes no hispanoparlantes, hablan en su idioma con sus padres y en los colegios estudian en español, inglés y valenciano. Alguien debería plantearse si esto tiene lógica, y cómo se puede pretender que se enteren de algo. Eso sí, luego hagamos planes de integración. Tampoco es de recibo que a los padres se les entreguen las comunicaciones escolares en la lengua local, creo que es exigible que estas comunicaciones sean bilingües.
Así mismo, se está sobre valorando el conocimiento de la lengua local en pruebas de acceso a plazas públicas, por ejemplo en Sanidad, frente al currículo profesional del candidato.
Es decir que, volviendo al principio, UPyD siempre defenderá la idea de que son los ciudadanos los que tienen derechos lingüísticos, y es obligación de la sociedad y los poderes públicos defender esos derechos, y no conculcarlos en aras de un nacionalismo radical que está poniendo en peligro el futuro de varias generaciones.
En cualquier caso utilicemos la palabra para defender nuestras ideas.
Las pedradas como “medio de comunicación” resultan cuando menos cavernícolas.