Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa


Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa. La sección quinta de la Audiencia Provincial ordenó el pasado lunes 24 de enero el cumplimiento de la pena que le inhabilitó, en el año 2000, a tres años y seis meses para el ejercicio de cargo público. Según este dictamen, Fluixà debería abandonar la alcaldía en el mismo momento en que esta resolución del Gobierno español le fuera comunicada oficialmente. Recordamos que Fluixá solicitó el indulto después de la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, ratificada posteriormente por el Tribunal Supremo, que le condenaba por un delito de prevaricación cometido contra el entonces secretario de la Corporación municipal, José Raúl Zaragozá. Cuando el alcalde abrió expediente disciplinario contra el funcionario, le suspendió de empleo y sueldo, y se negó a abonarle el 75% del salario al que tenía derecho. El juez interpretó que Fluixà hizo caso omiso a la ley incluso después de que la Diputación de Valencia le informara de que el secretario tenía derecho a cobrar esa parte de su salario. La denegación del indulto supone que el alcalde de Xeresa deberá abandonar su cargo en cuanto le sea comunicada la resolución del Gobierno español. Pero Fluixá asegura que su dimisión no está motivada por la resolución judicial, que afirma no le ha sido notificada oficialmente ni a él ni a sus abogados y procuradores. El motivo de su dimisión es el malestar existente en el municipio tras serle denegado el indulto. A partir de ahora, se iniciará el proceso para elegir un nuevo alcalde que podría ser José Ferragud.




 

Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa

María Vicenta Mestre, ha sido la primera juez de paz titular de la ciudad de Oliva, cargo que ha desarrollado en el municipio, tal y como ella asegura, inducida por la actividad de su abuelo, Casimiro Cardona Morera, que ya fue juez de paz de la localidad.

María ha dedicado una parte de su vida profesional a esta actividad, dando un paso muy importante en su vida, y convirtiendo su actividad profesional en "una vocación que necesita de una convicción del propio valor de las personas".

Este espíritu innovador, un tanto aventurero y sin lugar a dudas pionero, ha sido lo que ha querido reconocer el consistorio de Oliva, al dedicarle el homenaje en el día de la mujer trabajadora. Un acto sencillo pero emotivo en el que participaron tanto el alcalde de la localidad, Salvador Fuster, como la concejal de la mujer Inma Mañó, así como distintos miembros de la corporación municipal