Polémico 9 d’Octubre en Gandia


Una vez más las discrepancias sobre la presencia de los símbolos de identidad centran una agria polémica en la ciudad Ducal enfrentando más si cabe, a PP y Gobierno municipal.




 

Polémico 9 d’Octubre en Gandia

Una vez más la celebración de la fiesta de los Valencianos ha estado empañada por la polémica en la ciudad de Gandia. La falta de acuerdo sobre cómo se deben celebrar los actos institucionales ha vuelto a generar un agrio enfrentamiento entre gobierno y oposición, o mejor dicho, entre gobierno y Partido Popular.

Desde el gobierno, según declaraba la concejal de hacienda Ana García, la celebración de un acto cívico la víspera sin la presencia de ninguno de los símbolos de identidad recogidos en el Estatuto "para evitar susceptibilidades", lo que ha venido a sublevar los ánimos entre los populares, ya que consideran esta medida una burla, ya que la ausencia de símbolos no puede entenderse nunca como una acción para evitar polémica, sino para generarla, sobre todo cuando esta decisión la toma el gobierno municipal sin haberla consultado o consensuado con el resto de grupos políticos del consistorio, lo que denota, según los populares, la prepotencia con la que este gobierno municipal actúa a diario. Pero los populares donde más han cargado las tintas ha sido en las críticas a Fernando Mut y Plataforma de Gandia, socios de gobierno y ex miembros del PP. Según los populares, que Plataforma apoye este tipo de celebraciones "inocuas" no muestra más que el "cambio de chaqueta" de Fernando Mut que es capaz de cambiar la férrea defensa de la valencianía y los símbolos valencianos que había mostrado cuando era miembro del PP para consentir la ofensa del PSOE a todos los ciudadanos de Gandia.
Desde Plataforma se ha querido quitar hierro al asunto asegurando que la Senyera sí estaría presente en el acto del gobierno en el que el alcalde leyó un sencillo discurso "sin tintes políticos" según sus socios de gobierno, para posteriormente brindar con cava valenciano.
Según los concejales de Plataforma, la utilización de los símbolos valencianos de forma visible no está "interiorizada" por muchos valencianos, por lo que hacer ostentación de ellos podría "herir" sus sensibilidades, y ellos son partidarios de hacer las cosas de otra manera.

Los populares aun han entendido menos estas declaraciones, ya que consideran que ostentar unos símbolos que son los legalmente reconocidos por los valencianos no pueden suponer en ningún caso una ofensa para ningún valenciano, por lo que han asegurado a esta redacción que no se trata más que una muestra más de la debilidad de los concejales de Plataforma, dispuestos a aceptar cualquier cosa por mantener su estabilidad sin pensar en el bienestar o el interés de los ciudadanos de Gandia, ya que de nuevo insistían los populares, esta situación no se habría producido si los actos institucionales, que son de todos, no sólo del gobierno, se hubieran pactado, como en otras ocasiones, entre todos los grupos políticos.