La Vila Nova comenzará las obras de peatonalización en febrero


En febrero podrían iniciarse la obras, que tienen un coste previsto de 4 millones de euros y una duración de unos 8 meses, con lo que estarían acabadas para la campaña de navidad de 2009. Estas obras actuarán sobre la calle San Francisco de Borja y tres calles aledañas, Jaume Torrres, Colón y 9 d’octubre, que tendrán tratamientos similares.




 

La Vila Nova comenzará las obras de peatonalización en febrero

La idea, según explicaban Fernando Mut y Antoni Gomar, es realizar un tratamiento similar al de la calle San Pascual, aunque el material puede ser diferente. Así en la Vila Nova no se va a permitir el aparcamiento pero sí la circulación, se ha proyectado toda la calle a un mismo nivel, respetando las actuales farolas pero incluyendo albolado, bancos, jardineras y esculturas, como la del Beato Andrés Hibernon que se ubicaría a la puerta de la iglesia que lleva su nombre.
El proyecto no está finalizado, y sólo se ha presentado a los medios de comunicación y en la junta de distrito, pero sí se tiene claro que se quieren incluir algunos servicios como el de contenedores de basura subterráneos, o la instalación de pivotes hidráulicos que permitan cerrar la calle para determinados eventos como las procesiones de Semana Santa o las cabalgatas de Fallas.
Diversidad de opiniones Ante esta nueva presentación, se han realizado manifestaciones que valoran de forma diferente el proyecto. Por un lado, los vecinos consultados aseguran no conocer el proyecto más que por los medios de comunicación, y aunque las valoraciones son positivas en general, se muestra una gran preocupación por la desaparición de las plazas de aparcamiento sin que se haya presentado una clara alternativa. En cuanto a los partidos políticos, el BLOC ha acogido con buen talante el proyecto, pese a que ha remarcado que es necesario realizar un estudio en profundidad del proyecto y de la zona para evitar problemas posteriores, por eso aseguraba Facund Puig que desde su grupo están dispuestos a apoyar el proyecto del Consistorio siempre y cuando una vez analizadas las ventajas e inconvenientes, no se causen perjuicios a vecinos ni comerciantes de la zona.
Más pesimistas se han mostrado desde el PP, ya que han vuelto a criticar la falta de participación ciudadana en un proyecto que va a ser fundamental para la ciudad, pues sólo ha sido presentado a la Junta de Distrito, pero no se ha presentado a los vecinos ni comerciantes de forma pausada.
Otro de los aspectos que los populares han criticado ha sido que el proyecto se ha realizado de forma precipitada e incoherente ya que se ha realizado antes el proyecto de peatonalización sin que haya finalizado el estudio de movilidad que estaba previsto por el Ayuntamiento.
Sin prever o analizar, además, las plazas de aparcamiento o los enlaces entre los diferentes puntos neurálgicos del centro histórico. Esto indica de nuevo una precipitación por parte del gobierno municipal, que es incapaz de presentar un proyecto estudiado y medido teniendo en cuenta aspectos tan importantes como las consecuencias que puede tener sobre el comercio en época de crisis o sobre los propios vecinos.