EL GOBIERNO TRIPARTITO HA APROBADO LA CERTIFICACIÓN DE UNAS OBRAS QUE NO ESTÁN TERMINADAS


La Portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular de Barx, Maria Hernandis, denuncia que "existen dudas más que razonables para pensar que las obras no están ejecutándose de acuerdo con la memoria del proyecto". Los pernos que sujetan las farolas, no parecen tener 60 cm., sino bastantes menos.




 

EL GOBIERNO TRIPARTITO HA APROBADO LA CERTIFICACIÓN DE UNAS OBRAS QUE NO ESTÁN TERMINADAS

El alcalde aprobó el pago de la primera certificación de las obras, cuando la reposición de hormigón no se había producido, y a fecha de hoy, cuando toda la obra está certificada y pagada, en las fotos tomadas el día 16 de octubre, puede verse el pésimo acabado y las farolas que todavía están al descubierto.

 

Esta no es la única irregularidad que se observa con relación a esta obra:

 

- En su día el partido popular denunció que el gobierno había solicitado una subvención para una obra que ya estaba hecha y en garantía. (los reductores de flujo centralizados instalados en los cuadros de la luz).

 

- No se invitó a ningún miembro del partido popular a la mesa de contratación, y desde el principio se nos ha ocultado toda la documentación, y a fecha de hoy, el gobierno todavía nos está negando la información que hemos solicitado sobre la obra.

 

- Las obras se adjudicaron por urgencia y por procedimiento negociado sin publicidad, y no se adjudicaron a la empresa que durante años se ha hecho cargo satisfactoriamente del mantenimiento eléctrico del municipio.

 

- La subvención concedida para esta obra es muy pequeña y la mayor parte del gasto irá a cargo del pueblo, por lo que no tratándose de una obra urgente, como no lo es la renovación del alumbrado del municipio, hubiera sido mejor solicitar otra subvención en donde la aportación externa fuera mayor, con el fin de no gravar tanto las arcas municipales, ya que la subvención es de 69.000 € y la inversión total asciende a 253.411,28 €. y eso sin contar con los más que probables excesos de obra u obras complementarias que seguro que aparecerán.

 

“La ejecución de las obras es penosa, una chapuza”, según Hernandis. (al cubrir la base de las farolas con hormigón, queda un desnivel importante en el suelo de la acera, que en unos casos sobresale por exceso y en otros queda hundido por defecto).

 

Esperamos que el gobierno tome buena nota de todas las deficiencias que presenta esta obra para que se subsanen, y que en el futuro se haga un seguimiento de las obras, y que no se gaste tan alegremente el dinero del pueblo y menos en una época de crisis como la que estamos viviendo.