NUEVOS INTENTOS DE DISTRACCIÓN


Mª LUISA MUNUERA




 

NUEVOS INTENTOS DE DISTRACCIÓN

Las ganas por distraer al personal por parte de los más variopintos personajes de los problemas grandes, medianos o pequeños, que cada uno tenemos en esta crisis, desaceleración, reajuste, o “circunstancia ocasional” son dignos de mención.
Quiero pensar que lo hacen de buena voluntad, es decir, que sólo les “mueve” su sentimiento de ayuda a los demás.
Pero……..
Siempre hay un pero. Cuando consideramos que una de las “movidas” la promueve entre otros un “director de orquesta” como es el Sr. Garzón con aspiraciones a politico, no lo olvidemos,  intento que tuvo en la legislatura de Felipe González y que no cuajó (¿por qué? ) pues dá para pensar que sus movimientos de batuta van por otros derroteros que no son el recuerdo de los miles de desgraciados muertos de nuestra penosa guerra civil.
Los muertos son nuestros muertos siempre, estén dónde estén, o quizás, también se puede pensar que sea un movimiento con esperanzas retributivas por parte de los familiares lejanos, algunos tan lejanos que no recuerdan ni el pueblo donde habían nacido “sus muertos”.
No se puede generalizar en ningún tema y habrá otros familiares para los que no será así,  para ellos todo mi respeto.
Otros personajes lo hacen de manera más cómica.
Intentan que se olvide este pasaje que estamos atravesando con notas de “movida jocosa” así por ejemplo: en la Comunidad de Madrid, el ayuntamiento de Alcobendas y otros ofrecen sesiones de Risoterapia gratuitas para “aliviar tensiones……..”
Sí, todos a reir, reir, reir.
Y yo me pregunto ¿al que le avisan que tiene un desahucio por no poder pagar la letra del piso o el que no puede pagar a los empleados, por decir algo, le dan ganas de reir?
Irán a las sesiones de Risoterapia los que en vez de comprar leche de una determinada marca compren marcas blancas o el que antes se compraba un par de zapatos para la temporada y ahora saca los del año pasado, pero los demás…………
Me parece una medida tan disparatada como la anterior de gastar lo que no tienen las arcas municipales o estatales, en el caso de la exhumación de cadáveres, se presupone un coste de 130 millones de Euros, claro que eso para el que cobra 1 millón de Euros largo por parte del Santander en dar  unas cuantas charlas, es una bagatela .
Lo de la risa es bastante más asequible pero un gasto inútil. Ahora  si lo que se trata es que la gente sea “feliz” e ignore los problemas, a mayor ignorancia mayor felicidad,  pues, ¡hala! a reir o a buscar papeles en las administraciones.
Creo que hay que situarse en el presente, sin olvidar el pasado y pensar  en el futuro que como dice la canción parece estar un poco oscuro.
Gracias!