El Ayuntamiento de Oliva estudia adjudicar a una empresa privada el servicio de grúa municipal


El regidor de Personal, Pep Sanchis, lamenta que las negociaciones con los representantes legales de los funcionarios del área para aprobar el nuevo protocolo de actuación no hayan llegado a buen puerto. Una falta de consenso entre ambas partes que obliga al edil a estudiar la posiblidad de abogar por nuevas vías.




 

El Ayuntamiento de Oliva estudia adjudicar a una empresa privada el servicio de grúa municipal

A lo largo de 2008, el Departamento de Personal del Ayuntamiento de Oliva planteó la necesidad de garantizar la disponibilidad del servicio de grúa municipal en festivos, fines de semana y días de mercado. Un servicio extraordinario que debía contar con una brigada de mínimo cuatro conductores, según la propuesta del edil socialista responsable del área, Pep Sanchis. Este servicio tendría que tener un horario de 6 a 14 horas y de 14 a 22 horas en festivos, sábados y domingos, y de 6 a 7 horas en días de mercado. De acuerdo con los criterios establecidos por la Relación de Puestos de Trabajo (R.P.T), el complemento a percibir por la brigada, en concepto de guardias de servicio, iba a ser de 12.683,52 euros anuales, repartidos a partes iguales.
No obstante, estas condiciones fueron rechazadas por los representantes sindicales de los trabajadores reunión tras reunión, a lo largo de nueve meses. Sanchis explica que durante el mes de plazo concedido a los trabajadores para presentar un protocolo alternativo al plan del concejal, período comprendido entre el 17 de julio y el pasado 18 de agosto, éstos no entregaron nada al respecto.
Un conflicto que ha ocasionado el malestar de Pep Sanchis, quien considera de este modo "inoportuna" la decisión de los trabajadores, por rechazar una cantidad económica muy superior a la razonable y que equivale a la que recibe la brigada de eléctricos municipales, "con el agravio comparativo de que estos funcionarios prestan un servicio extraordinario de 6.368 horas, frente a las 1.940 horas que serían necesarias para garantizar el servicio de grúa durante todo el año", refleja el edil. Ante esta "desagradable situación", el edil no descarta abogar por la vía privada para asegurar la prestación del servicio en la ciudad.