La Pirotecnia Hermanos Borredá de Rafelcofer, reinició ayer su actividad


Vicent Borredà, responsable de la Pirotecnia Hermanos Borredá de Rafelcofer, reinició ayer su actividad 5 años después del accidente que, en mayo de 2000, arrasó las casetas del taller y causó la muerte a 7 personas en una de las peores tragedias que han afectado a la pirotécnica valenciana. La empresa familiar tuvo que empezar de nuevo, para lo cual solicitó los permisos necesarios de utilización del nuevo taller, de utilización de polvorín, y de almacenaje de material explosivo. Además, pusieron en marcha unas estrictas medidas de seguridad. Todo, de acuerdo con el reglamento de explosivos y sujeto a estrictos controles. Así, procedieron a la construcción de más de 15 casetas en el mismo emplazamiento en el que estaban antes del accidente, a los pies de la ermita de Sant Miquel de Rafelcofer. Cada una de ellas está separada por un muro de contención de tierra con una base de seis metros, y un metro en la parte más alta. Esta barrera garantiza la protección de las casetas adyacentes en el caso de que se produzca un accidente en una de ellas. Ahora, con todos los permisos en regla, la empresa Pirotecnia Hermanos Borredà está ya almacenando material con vistas a los espectáculos falleros que tiene contratados. Entre ellos la mascletá que tendrá lugar el día 19, festividad de Sant Josep, en la Plaza Prado de Gandía para poner punto final a las fiestas josefinas.




 

La Pirotecnia Hermanos Borredá de Rafelcofer, reinició ayer su actividad

María Vicenta Mestre, ha sido la primera juez de paz titular de la ciudad de Oliva, cargo que ha desarrollado en el municipio, tal y como ella asegura, inducida por la actividad de su abuelo, Casimiro Cardona Morera, que ya fue juez de paz de la localidad.

María ha dedicado una parte de su vida profesional a esta actividad, dando un paso muy importante en su vida, y convirtiendo su actividad profesional en "una vocación que necesita de una convicción del propio valor de las personas".

Este espíritu innovador, un tanto aventurero y sin lugar a dudas pionero, ha sido lo que ha querido reconocer el consistorio de Oliva, al dedicarle el homenaje en el día de la mujer trabajadora. Un acto sencillo pero emotivo en el que participaron tanto el alcalde de la localidad, Salvador Fuster, como la concejal de la mujer Inma Mañó, así como distintos miembros de la corporación municipal