La Safor pierde en casa frente al San Roque


Este sábado el Club de Rugby La Safor perdió en la cuarta jornada de la liga autonómica de rugby 2ª frente al equipo del San Roque, de la ciudad de Valencia, por 13 puntos a 25.




 

La Safor pierde en casa frente al San Roque

La primera parte tuvo un claro dominador en el conjunto valenciano. Aunque los primeros puntos no llegaron hasta el minuto 25, fueron los visitantes los que tuvieron en todo momento la iniciativa. El encuentro se desarrollaba siempre en campo de La Safor, que parecía haber salido en el campo dormido y que, quizá porque el marcador continuaba igualado, tardaba al despertar. El juego estático de delantera era cosa de los de Valencia y los escasos intentos de ataque saforenses se truncaban al encontrarse con una buena defensa visitante, cuando no por propias infracciones. Como fruta madura llegaron dos ensayos del San Roque en seis minutos (25' y 31'), el primero de ellos transformado: dos jugadas iniciadas a la delantera y bien gestionadas por la línea de tres cuartos.

La jugada siguiente fue el primer indicio de reacción del equipo con sede en Gandia. El equipo sacó parte de la casta que demostró una semana antes y llegó a un metro de la zona de marca; "Negro" introdujo el balón dentro con un claro doble movimiento que fue sancionado por el árbitro. Esta fue la tónica de general del resto del encuentro, con La Safor haciendo ataques esporádicos, con más corazón que cabeza, y penalizados por muchas infracciones y acciones de indisciplina. Poco después Alf protagonizó otra buena incursión, y en el minuto 36 Jordi inauguró la anotación local con un golpe de castigo. La delantera saforense, que acusaba bajas sensibles, niveló su pulso particular con la delantera rival, pero sin acabar de imponerse.
En los primeros minutos de la segunda parte llegó un tercer ensayo del San Roque que casi cerraba el encuentro. La Safor no tiró la toalla y logró un ensayo de castigo con nueve minutos por delante, pero esto sólo sirvió para maquillar el resultado de una derrota sin discusión.