UPyD: Igual en toda España


MARÍA - LIDÓN ORDÓÑEZ




 

UPyD: Igual en toda España

Es muy alentador comprobar que, tanto Rosa Díez, como Unión Progreso y Democracia, a pesar de muchos, vamos generando noticias y titulares a diario.
Una de las cosas que me han resultado más llamativas esta semana es que ya hemos tenido que empezar con los desmentidos en la prensa.
Resulta que, tanto ABC como El Mundo, han publicado que en Alicante se estaban produciendo conversaciones entre sectores del PP y del PSOE para integrarse en UPyD, y el coordinador provincial ha tenido que salir al paso desmintiendo que existan o hayan existido contactos de ningún tipo.
Por lo que parece, como los dos tienen luchas internas ante los próximos congresos de sus partidos, utilizan a UPyD como forma de amenaza frente a sus adversarios.
Lo que no sabe mucha gente es que en UPyD no se aceptan orgánicamente desembarcos masivos de afiliados de otros partidos, que tenemos nuestro propio programa y que, por lo que se ve, estamos poniendo nerviosos a los partidos tradicionales.
Este tipo de noticias, no solo no nos molestan, sino que nos demuestran que estamos en el buen camino.
Y siguiendo en el camino, Rosa Díez visita estos días Murcia para dar una conferencia y recoger la Insignia de Oro que le han concedido los regantes, y, ¿porqué esta distinción?, pues para definirlo con una sola palabra por “coherencia”. Realmente lo que están premiando es que el discurso de UPyD es el mismo en toda España, guste o no guste, porque alguien tiene que convertirse en la conciencia crítica de los grandes partidos.
Los regantes de Murcia están muy preocupados por el problema del agua, pero todavía lo están mas cuando ven que los diputados del PP y el PSOE acuerdan estatutos de autonomía como el de Castilla-La Mancha que no reconoce que el agua es un bien de interés general, y que, como tal debe gestionarse.
El PP y el PSOE deberían preocuparse de los perjuicios que están provocando a los ciudadanos, y de las permanentes contradicciones en las que incurren en cuanto se manifiestan en distintas comunidades autónomas. Es evidente que lo único que les preocupa es ganar las elecciones en cada territorio, sin tener en cuenta el futuro de las próximas generaciones a las que están condicionando muy seriamente con todas estas decisiones partidistas y nacionalistas.
Luego se ponen nerviosos cuando ven que UPyD está teniendo cada día mas aceptación, pero ¿Qué esperaban?.
Han conseguido hartar a tanta gente, que tarde o temprano tenía que aparecer un partido nacional, con las ideas claras, sin complejos como los unos y sin hipotecas nacionalistas, como los otros, que va a devolver la “ilusión de país” a los ciudadanos, y que en las próximas elecciones, gallegas, vascas y europeas, se verá reflejado que en España hay mucha gente con ganas de dedicar tiempo y esfuerzo para regenerar la democracia y colaborar en su progreso.
Rosa Díez ha escrito en su blog “No estamos en esto para ganar votos, sino para sumar ciudadanos que estén dispuestos a cambiar la política”. ¿Queda claro?.
No quiero terminar sin mencionar en que ha quedado el tema de la semana pasada: la integración del Ayuntamiento de Gandía en el Institut Ramon Llull.
Se ha publicado en la prensa que, con el apoyo del Bloc, nuestro alcalde tendrá en él su silla, ¡últimamente al PSOE lo de las sillas le apasiona!, pero hay que decir que la Plataforma de Gandía emitió su voto en contra, a pesar de ser su socio político.
Siempre es bueno comprobar, que la coherencia hay que ponerla de manifiesto aunque solo sea de manera testimonial.
No quisiera acabar, sin mencionar el triste, una vez más, atentado de ETA del pasado miércoles, por lo que tengo que añadir que Unión Progreso y Democracia condena el asesinato del empresario Ignacio Uría Mendizabal y muestra su apoyo y solidaridad con sus familiares y allegados.
Así mismo, UPyD insiste en que el Gobierno debe lograr un Pacto de Estado para derrotar a ETA así como también recuerda que ANV y PCTV siguen gobernando en varios ayuntamientos del País Vasco, entre los que se encuentra Azpeitia,- localidad en la que se ha cometido el asesinato -, y frente a lo cual el Gobierno no hace todo lo que está en su mano para que dejen de gobernar estas formaciones ilegales.