Todos contra la violencia de género en Gandia


El pasado martes, 9 de diciembre, la ciudad de Gandia se manifestó a las puertas del consistorio para mostrar la repulsa por el violento crimen que el pasado viernes acababa con la vida de una joven brasileña de 36 años de edad.




 

Todos contra la violencia de género en Gandia

Con una pancarta con el lema “no més mortes, quan una dona mor morim tots - Gandia”, se procedió a la lectura de un manifiesto en protesta por la nueva muerte de una mujer a manos de su pareja, para posteriormente guardar todos cinco minutos de silencio.
    Todas las fuerzas políticas estuvieron presentes en la concentración, y todos mostraron la necesidad de que los ciudadanos seamos unánimes y con una voluntad clara y férrea para eliminar la violencia de género, que hace que la Comunitat Valenciana sea una de las que presenta más altos índices de muertes de féminas a manos de sus compañeros sentimentales.

    En esta ocasión, se trata de la segunda muerte directa que de estas características hay que lamentar en la ciudad de Gandia.

    Lamentablemente detrás de las frías cifras de violencia de género y de mujeres maltratadas o asesinadas, se encuentra una historia personal como la de este caso. Una joven de 36 años que murió el mismo día de su cumpleaños y que fue hallada unas horas después cuando su asesino intentaba borrar toda huella quemando su cadáver en una zona apartada de la barriada de Beniopa.
    Precisamente el fuego fue lo que llamó la atención de los vecinos de la zona, que al observar el humo que salía de la zona, decidieron llamar a los bomberos cuando pasaban de las 8.30 de la mañana. La sorpresa fue cuando al acudir a extinguir el incendio, se encontraron con que lo que ardía era un cadáver.

    Rápidamente se alertó a la Policía, que acordonó la zona y empezó la investigación para determinar la identidad del finado, así como las circunstancias de la muerte. Pasado el medio día, era levantado el cadáver. Ya en ese momento se iniciaban las sospechas de que se trataba de un caso de violencia de género.

    Un mechero encontrado en la zona, con las huellas dactilares del novio de la víctima, un marroquí que cuenta en su haber con, entre otros, dos quebrantamientos de condena, era rápidamente apuntado como el presunto autor de los hechos. Al cierre de esta edición, aún no había sido localizado pese a que se ha emitido una orden internacional de búsqueda y captura por parte del juez encargado de la instrucción del caso en Gandia.