Once policías de Oliva patrullan sin arma por un pleito con el ayuntamiento


CSI-F califica la situación de “peligrosa” por la falta de material de los agentes.




 

Once policías de Oliva patrullan sin arma por un pleito con el ayuntamiento

El sindicato CSI·F denuncia que el 15% de los policías locales de Oliva no lleva pistolas desde hace seis meses. El Ayuntamiento de la localidad no les dará sus armas hasta que se resuelva el contencioso administrativo presentado por los agentes.

 

Los policías solicitaron en septiembre al Consistorio el cambio de las fundas que utilizaban para portar sus armas ya que no llevan seguro, y el revólver se puede caer o ser sustraído con facilidad. Tras insistentes peticiones por parte de los agentes y la nula respuesta del Ayuntamiento la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), a requerimiento de los agentes, llevó esta situación ante los juzgados.

 

Ahora el Consistorio se niega a que los agentes que han interpuesto la denuncia lleven armas hasta que no se resuelva el contencioso. CSI·F califica la situación de los agentes como “peligrosa”, ya que “los once policías que no llevan armas patrullan en turnos de mañana, tarde y noche y no podrían actuar ante una situación extrema por no llevar sus correspondientes pistolas”.

 

Desde mediados del 2008 los agentes están reclamando al Ayuntamiento un cambio de fundas tras la compra de nuevas armas. El Consistorio adquirió pistolas para la mayoría de los policías y revólveres para 25 de ellos. Son precisamente estos agentes los que llevan fundas no apropiadas.

 

Del total de los policías con revólver 14 de ellos portan el arma ya que no formaron parte del contencioso pese a que reclaman fundas apropiadas y los 11 restantes son los  que no llevan arma ante la negativa municipal de los alrededor de 70 agentes de la plantilla.

 

El Regidor de Unión Valenciana de Oliva, Pepe Salazar, se ha sumado a la crítica del sindicato CSIF, afirmando que “si yo fuera Alcalde de Oliva, teniendo en cuenta en qué condiciones están patrullando estos policías y en la indefensión en la que lo están haciendo, no podría dormir; ya que estamos ante una clara muestra de negligencia el consentir que estos once agente de la policía local estén haciendo actos de seguridad ciudadana en estas condiciones de indefensión”. Según Salazar estamos ante un síntoma claro de falta de responsabilidad no sólo por parte del Delegado de la Policía, sino también del Alcalde de Oliva, “máximo responsable y consentidor de esta situación”.