La Confederación Hidrográfica del Júcar aprueba el proyecto para canalizar el último tramo del Barranco de Sotaia


Dicho tramo tiene una longitud de unos 350 metros y circula paralelo al Camí dels Fondos. Las obras van a suponer una inversión de 319.955,79 euros.




 

La Confederación Hidrográfica del Júcar aprueba el proyecto para canalizar el último tramo del Barranco de Sotaia

La Confederación Hidrográfica de Júcar ha aprobado el proyecto para la canalización del último tramo del Barranco de Sotaia a su paso por Miramar que aún quedaba por acondicionar, tras las obras ejecutadas durante el pasado año. Hay que señalar que el objetivo de todas estas actuaciones es proteger al municipio de Miramar del riesgo de inundaciones, a través del aumento de la capacidad de desagüe del barranco. Esta actuación, que será  íntegramente financiada por la Confederación Hidrográfica del Júcar, supone una inversión de 319.955,79 euros. El tramo a canalizar tiene una longitud de 350 metros y discurre paralelo al Camí dels Fondos. Una vez aprobado el proyecto, que fue redactado por los técnicos del Ayuntamiento de Miramar, el siguiente paso será la licitación de las obras.

 

Con la ejecución de este último tramo, ya habrán finalizado completamente las obras de canalización de la totalidad del Barranco de Sotaia a su paso por Miramar. En concreto, cuando acaben las obras se habrán canalizado más de 1.300 metros de longitud, con una inversión total superior al millón de euros. Las obras de canalización se iniciaron en 2008 con la ejecución de un primer tramo, de unos 1.000 metros, y la construcción de una balsa de laminación, cuya finalidad es nivelar el cauce del barranco. Estas obras, cuyo presupuesto fue de 770.000 euros, concluyeron el pasado mes de mayo. Según explica el alcalde de Miramar, Asensio Llorca, “una vez concluido el tramo que queda por canalizar, nuestro municipio quedará más protegido del riesgo de inundaciones. En este sentido, las lluvias sufridas tanto en otoño como el invierno han servido para demostrar la eficacia de las obras de canalización llevadas a cabo hasta ahora. De hecho, durante los últimos meses han sido más de 700 los litros de agua recogidos en Miramar, una cifra que, sin duda, habría supuesto problemas de inundaciones antes de la ejecución de las obras”.