Segunda jornada de Fallas 2009


En el Colorín Colorado de hoy de La Mañana de COPE Onda Naranja continuamos hablando de fallas, esta vez con los ciudadanos de Oliva. Al igual que ayer, hemos querido interesarnos por cómo ven las fallas los ciudadanos, si les gustan o si no, y qué es lo que destacan de ellas.




 

Segunda jornada de Fallas 2009

Comenzamos con la opinión sobre estas fiestas del ciudadano Francisco Fuster, de 45 años. Indicaba que, pese a que son las fiestas tradicionales de Valencia, a él no le gustan mucho. En su opinión, son unos festejos bastante cerrados al público y comentaba que son como una especie de gueto. Este señor indicaba que él prefiere los Moros y Cristianos de Oliva, que es moro de toda la vida y que, a su parecer, estas fiestas son más abiertas al público.

A nuestra siguiente entrevistada, una señora de 72 años, tampoco le gustan las fallas. No sabía decirnos el por qué pero comentaba que no le llaman la atención. Manifestaba que cuando sale a pasear por las calles, ve los monumentos pero no les presta mucha atención. Esta señora indicaba que lo que a ella le gusta es la feria.

Santiago García, de 59 años, ha sido el único olivense que comentaba que a él sí le gustan las fallas. Es fallero y le viene por el amor incondicional que le tiene a estas fiestas su mujer. Para él lo mejor de las fallas es el ambiente que se vive. A la hora de augurar los premios que se van a dar este año en Oliva...no se ha atrevido a decir ninguno.

Conclusiones: Aunando opiniones de los ciudadanos de Gandia con la de los ciudadanos de Oliva está claro que, al parecer, no todos disfrutan de estas fiestas propiamente valencianas. Para algunos de nuestros entrevistados de hoy la preferencia es por otro tipo de festejos, como los Moros y Cristianos o la feria. No obstante, el ambiente fallero en ambas ciudades es ineludible y demuestra que muchos ciudadanos disfrutan de ellas y se implican en las mismas. Entre las quejas por la celebración de las fallas, hemos encontrado el ruido de los petardos o una reivindicación en la que han coincidido dos de nuestros entrevistados de ayer y de hoy: 'las fallas son como un guetto de difícil acceso y sólo se las disfrutan verdaderamente bien los que son falleros'. No obstante, sale claro vencedor el amor que los ciudadanos de la Safor sienten por estas fiestas.