Los Padres Escolapios donan documentos del Arzobispo Joaquim Company al Archivo Histórico de Gandia


Los Padres Escolapios de la ciudad de Gandia, han donado al archivo histórico de la ciudad, más de una docena de documentos pertenecientes al Arzobispo de Valencia, Joaquim Company y Soler, que ocupó este cargo desde el año 1800 hasta su muerte en 1813. Se trata de parte del fondo personal de este emblemático personaje que, durante la Guerra de Napoleón, procuró siempre defender los intereses del pueblo y de la Diócesis, interviniendo por el pueblo de Gandia cuando fue necesario.




 

Los Padres Escolapios donan documentos del Arzobispo Joaquim Company al Archivo Histórico de Gandia

En la presentación de la donación han estado presentes el director del gabinete de Políticas Culturales del Ayuntamiento de Gandia, Antoni Durà, el Padre Escolapio, Enric Ferrer Solivares, y el archivero municipal, Jesús Eduard Alonso. Durà ha manifestado que “siente una especial satisfacción por la donación de una institución como la de los Escolapios, que forman parte de la historia de Gandia”. Por su parte, Ferrer Solivares ha comentado que se siente “satisfecho por donar unos documentos de un personaje muy vinculado a Gandia, miembro de una ilustre familia de la ciudad”. Por último, Alonso ha recordado la “importancia de ir recogiendo más documentos de los personajes destacados de la historia de Gandia”.

Entre el gran número de documentos donados por los Escolapios, cabe destacar diferentes Licencias para la lectura de libros prohibidos, dos permisos para confesar religiosas franciscanas y en casos reservados, de los años 1766 y 1768, su petición de jubilación de profesor en el año 1772 y ya como arzobispo de Valencia, un documento que hace referencia a la facultad d bendecir cruces y medallas con indulgencias, reducir las misas perpetuas que datan del año 1801.

El arzobispo fue una persona importante para los habitantes de la localidad, a raíz de su intervención ante los franceses, en la petición de la corporación municipal para el mantenimiento del culto de las ermitas de Gandia y la iglesia del Beato Andrés Hibernon. Con el paso de los años, en agradecimiento por los éxitos obtenidos frente a los franceses, los habitantes de Gandia le dedicaron el nombre de una calle, la “Calle del Arzobispo Company”, actualmente renombrada como “Carrer del Duc Alfons el Vell”.

Company nació en Penàguila, en la provincia de Alicante el año 1732. A los 15 años entró como religioso en el Convento de San Francisco de Valencia. Después de superar sus estudios de arte y teología, obtuvo, primero la cátedra de arte, y más tarde la de teología moral. A instancias del rey Carlos IV, el Papa Pío VI lo nombró, en 1797, arzobispo de Zaragoza. En agosto de 1800 el Papa lo promovió al arzobispado de Valencia, donde permanecería hasta el momento de su muerte en 1813.

Cercano al pueblo, se preocupó siempre de atender las demandas de sus diocesanos, y procuró que las necesidades de las iglesias estuvieran cubiertas, para poder celebrar así dignamente el culto. Con la crítica situación creada por la invasión francesa de 1808 y la Guerra de la Independencia, supo actuar para interceder por el pueblo y por la iglesia ante los franceses, hecho que hizo que algunos lo acusaran de colaboracionista y aliado de los franceses. Para otros actuó siempre con la finalidad de evitar males mayores entre los franceses y la población vencida.