El PP de Gandia denuncia el traslado de los niños de la guardería Wilson a aulas prefabricadas por la dejadez del gobierno municipal


El Partido Popular de Gandia ha denunciado la pasividad, improvisación e inoperancia mostrada por parte del gobierno municipal que ha obligado a los niños de la guardería infantil Wilson a abandonar el edificio y trasladarse a aulas prefabricadas.




 

El PP de Gandia denuncia el traslado de los niños de la guardería Wilson a aulas prefabricadas por la dejadez del gobierno municipal

Los Populares han denunciado que la guardería Wilson no reúne las condiciones mínimas necesarias más elementales y que los padres están muy preocupados por el estado en que se encuentra el edificio, porque muestra un elevado índice de peligrosidad para los niños.

Desde el grupo Municipal Popular de Gandia, Pep Barber, ha explicado que de hecho es todavía Guardería Municipal, no Escuela Infantil, ya que no está autorizada como tal por no reunir los requisitos mínimos exigidos por ley.

Ahora los niños deben abandonar el edificio, dado que los informes técnicos así lo aconsejan. La peligrosidad y la inseguridad son patentes. Y la solución que se ha dado a este problema es el traslado de los niños a aulas prefabricadas durante el tiempo que duren los trabajos de adecuación de dicho centro educativo.

El Partido Popular ha denunciado la inoperancia en la gestión y la falta de rigor en las críticas hacia la Generalitat Valenciana en temas de Educación por parte del gobierno socialista de Gandia. Y ahora se preguntan si las aulas prefabricadas son ahora magníficas e imprescindibles y no cuando las utiliza, de forma provisional, la Conselleria de Educación en la ciudad de Gandia.

Por último Barber ha contestado a las críticas de la concejala de Educación hacia la dirección territorial, porque no se actuó en la escuela infantil simplemente porque no era escuela sino guardería y no por falta de interés por parte del gobierno valenciano de la Generalitat.

Para los Populares estamos, una vez más, ante una nueva muestra de mala gestión y nula previsión por parte del gobierno local de Gandia, porque ha consentido el deterioro del edificio hasta los límites de crear la alarma social entre los padres de los alumnos.