NO PUDO SER


El Club de Rugby La Safor perdió este sábado contra el Club de Rugby San Roque por 59 puntos a 12, en la vuelta de la eliminatoria final por el ascenso a la primera división autonómica, lo que hizo claramente insuficiente la renta de ocho puntos de la ida.




 

NO PUDO SER

El partido estuvo marcado por mermada alineación visitante, que se presentó en el campo del viejo cauce del Turia con varias bajas sensibles, sólo 14 jugadores y uno de ellos veterano y pronto lesionado. Pese a ello fue el equipo que abrió el marcador, con una jugada de distintas fases y juego a la mano que culminó Fede pegado a la línea de cal. 0-5. Sin embargo, este jugador, de alguna manera el líder del equipo en el campo a lo largo de toda la temporada, se lesionó en el minuto diez y se tuvo que retirar.

Con este planteamiento, en el campo más grande de la liga autonómica, se puede comprender el resultado y se puede imaginar el desarrollo del partido. La Safor intentó jugar a la mano y al ataque desde el primer minuto, pero la inferioridad numérica se hacía notar y propiciaba, antes o después, robos de balón y contragolpes con la defensa vendida. El ataque del San Roque, muy bueno de por sí en el juego a la mano, encontraba superioridades casi cada vez que abría el balón hasta las alas, y los jugadores de la Safor se veían una y otra vez desbordados, incapaces de llegar a cubrir el campo, fallando algunos placajes al llegar tarde, o simplemente no pudiendo marcar a todos los rivales.

Los puntos fueron cayendo, pero La Safor siguió jugando igual, intentando cosas, trabajando con su delantera, en la segunda parte de forma notable. Esto le valió los aplausos del numeroso público valenciano, que supo apreciar el mérito del esfuerzo y, sobre todo, las sucesivas victorias en las mélées, pese a ser en ellas seis jugadores contra ocho.

El resultado lo dice todo y el partido puede ser un buen reflejo de toda la temporada del conjunto saforense. A pesar de contar con una plantilla corta, ausencias por trabajo y no pocas lesiones, su espíritu de equipo y la experiencia y saber hacer de muchos de sus jugadores le ha hecho posible meterse entre los cuatro mejores de los dieciséis contendientes y jugarse el ascenso en el último partido.

Con este partido concluye la temporada de rugby a quince ...y se abre el tiempo de los torneos de rugby-playa siete contra siete.