AVA-ASAJA exige al Gobierno que rebaje aún más los módulos del IRPF en cultivos y ganadería


La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que la rebaja llevada a cabo por el Gobierno central en los módulos del IRPF de la renta 2008 es “insuficiente” y estima que aún queda mucho margen para “aliviar a los agricultores y ganaderos por la pérdida de rentabilidad que llevan arrastrando desde hace años”. Así se manifiesta el presidente de esta organización Cristóbal Aguado, quien además afirma que “los agricultores no pueden seguir pagando impuestos cuando llevan varias campañas trabajando con pérdidas”.




 

AVA-ASAJA exige al Gobierno que rebaje aún más los módulos del IRPF en cultivos y ganadería

Tras una primera rebaja del índice de Rendimiento Neto (IRN) en noviembre del año pasado, la Orden del Ministerio de Economía y Hacienda que se publicó en el BOE el pasado 1 de mayo informa de una nueva reducción en estos índices aplicables en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales. La Orden, por tanto, no tiene en cuenta los efectos reales de la crisis de rentabilidad que atraviesa el sector y que es el verdadero problema de fondo.

 

En el caso de los cítricos, se pasa de 0,26 a 0,20 excepto en las comarcas de la Vall d´Albaida, La Costera, La Ribera Alta y La Hoya de Buñol en que se fija un IRN de 0,14. Respecto de los frutales, se quedan en el 0,37, excepto en la comarca de la Ribera Alta, con un índice de 0,19 (ciruelo, melocotonero y nectarina); La Vall d´Albaida y La Costera con un 0,15 (albaricoquero, cerezo, ciruelo y melocotonero); y Los Serranos, con un IRN de 0,11 (albaricoquero y melocotonero). En cuanto a productos hortícolas, se reduce sólo el tomate de 0,26 a 0,18 y la uva de mesa pasa de 0,42 a 0,30 para todas las zonas productoras. Además, en el sector ganadero, sólo ha visto reducido su índice el bovino de leche del 0,32 al 0,26.

 

 “Pese a los descensos, nos sigue pareciendo ridícula la nueva rebaja de módulos y así se lo hemos hecho saber a la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, a través de una carta”, asegura Aguado. El responsable agrario remarca que “el agricultor tiene que pagar impuestos año tras año cuando acumula campañas consecutivas sin cubrir costes y el beneficio de sus cultivos o explotaciones ganaderas es nulo y un claro ejemplo de ello es la penosa situación que sufren los citricultores y los viticultores”.

 

En este sentido, el informe sobre rentabilidad presentado en marzo por AVA-ASAJA tildaba de “ruinosa” la campaña de naranjas y mandarinas de 2008-2009. Las pérdidas para los citricultores valencianos alcanzaban hasta el 15 de marzo los 239 millones de euros, 363 en toda España.

 

Similar situación padecen los viticultores de la Plana de Utiel-Requena, cuyos precios se han situado durante toda la campaña muy por debajo de los costes de producción. Además, el ritmo de ventas es también sensiblemente más bajo que en la campaña anterior. Por todo ello, “urge una revisión a la baja de los índices de rendimiento neto para reflejar de manera real la rentabilidad del sector”, concluye Aguado.