CSI•F exige al alcalde de Gandia que destine dinero del Fondo Camps al nuevo retén de Policía


El Ayuntamiento prefiere dedicar los 16 millones de euros para construir un tranvía mientras la Policía Local ocupa un retén “tercermundista”.




 

CSI•F exige al alcalde de Gandia que destine dinero del Fondo Camps al nuevo retén de Policía

El sindicato CSI·F exige que el alcalde de Gandía, el socialista José Manuel Orengo, cumpla la promesa que hizo durante la campaña electoral de 2007 junto al delegado del Gobierno en ese momento, Antoni Bernabé, y construya un nuevo retén para la Policía Local de esta localidad.

 

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) considera “indignante” que durante tres legislaturas –cuando gobernaba la también socialista Pepa Frau y luego en las dos con Orengo al frente- se haya prometido unas nuevas dependencias para la Policía Local y, sin embargo, todo haya quedado en una “tomadura de pelo”.

 

Desde CSI·F consideran que la estrategia del alcalde consiste en “escurrir el bulto”. “Ha afirmado que ya tienen el solar y los planos y que las instalaciones serán modernas y funcionales. Todo buenas palabras y discursos de campaña, pero ya no nos creemos nada”, aseguran fuentes sindicales.

 

El edificio, antigua prisión del partido judicial con más de 20 años, carece de las condiciones y dotaciones “fundamentales” que se le suponen a unas instalaciones públicas. “La ventilación no es la adecuada, hay malos olores porque no existe red de alcantarillado y los residuos van a una fosa séptica”, subrayan.

 

Además, CSI·F denuncia que el edificio no tiene habilitada una sala diferente para atender a las víctimas de delitos, familiares de acusados, personas que vienen a denunciar… Por tanto, abogados y familiares de los detenidos utilizan el mismo espacio hasta que son atendidos,… “es habitual que se forme un caos porque se junta toda esta gente en la misma estancia, con la problemática que ello conlleva…es tercermundista”. “Por no haber no hay ni posibilidad de sentarse ya que sólo disponemos de dos sillas”, afirman.

 

Por si fuera poco, este edificio no puede reformarse ya que, al ser una antigua cárcel, los muros son de hormigón. “Las celdas se convirtieron en pequeños despachos, con las mismas ventanas de la prisión…  Podríamos entender esta situación si fuera algo temporal, pero ya llevamos así muchos años y son demasiadas promesas sin cumplir”, aseguran desde la Central Sindical.

 

Para colmo de despropósitos, a juicio de CSI·F, en la última reforma “se han dilapidado unos cuantos miles de euros sin planificación y orden”. “Por ejemplo, los vestuarios de los mandos no disponen de duchas, si necesitan asearse tienen que cruzar un pasillo enfundados con una toalla, siendo este el pasillo de acceso a los despachos y plana mayor”.

 

Por todo ello, el sindicato considera una “desfachatez” la intención de Orengo hecha pública días atrás de destinar 16 millones de euros a la construcción de un tranvía que comunique el centro de la ciudad y el distrito marítimo. De realizarse, la totalidad del Fondo Estatal de Inversión Local para paliar la crisis en los municipios, también conocido como Plan Camps, se dilapidaría con la implantación de este medio de transporte, una de las promesas electorales del PSPV en Gandía.

 

La Central Sindical considera “innecesaria” la construcción de esta línea de tranvía que, además, “restaría un carril a la carretera que lleva a la playa, un camino que ya registra bastantes atascos”. “El Ayuntamiento debería cumplir su promesa y gastar una parte de esos fondos para construir un nuevo edificio, funcional y moderno, para la Policía Local”, subrayan desde CSI·F.

 

“Es el momento de aprovechar el Fondo Camps y dotar a la Policía de un lugar de trabajo digno y no tratar de que esperemos a 2013 como pretende el alcalde, para que la Gandia que pretende vende del 2025,podamos creerlo”.