El PP de Gandia denuncia la falta de rigor del gobierno en las contrataciones municipales que afectan al turismo


En el día de ayer se realizó la adjudicación, a través de una mesa de Contratación, de dos expedientes consistentes en: una, la explotación por terceros de las instalaciones temporales de toldos, sombrillas, hamacas y sillas en la Playa y otra, para las instalaciones temporales para las escuelas de windsurf, vela y sky bus para la temporada 2009.




 

El PP de Gandia denuncia la falta de rigor del gobierno en las contrataciones municipales que afectan al turismo

De entrada, ya es increíble que, habiendo comenzado la Temporada Turística el 1 de marzo, se esté adjudicando el servicio a 25 de mayo lo cual no demuestra más que la dejadez más absoluta en materia turística siendo nuestra playa nuestro mejor reclamo y tarjeta de visita para el turismo de la ciudad y que, con más motivo, en los tiempos que corren, ésta Administración tendría que realizar todos los esfuerzos posibles para tener todos los servicios en condiciones y en funcionamiento en la fecha prevista. ¿Dónde está la Sra. Miret, flamante responsable del Gobierno en materia turística?

Pero esto no acaba aquí. La sorpresa viene cuando, además, las exigencias que figuran en los pliegos en base a los cuales optan las empresas, no se ajustan a la realidad ni en los plazos ni en la cuantía económica. Así, se observa que:

Si, tal como se afirma, el pliego se elabora el 3 de febrero, ¿en qué cajón se quedó hasta que salió a exposición pública?

¿Cómo es posible que el plazo de vigencia del contrato sea desde el 1 de marzo al 30 de octubre, en el caso de las hamacas, toldos y sombrillas, si la fecha límite de presentación de las ofertas por parte de las empresas es el 27 de abril y se está adjudicando el contrato el 25 de mayo?

¿Cómo entonces puede ser que haga días que las instalaciones de toldos, hamacas y sombrillas estén ya ejecutadas antes de la adjudicación del contrato? ¿Quién ha dado los permisos a esa empresa para hacerlo? Y ¿cómo sabían que se iba a presentar una sola empresa?

¿Cómo es posible que el plazo de vigencia del contrato sea del 15 de abril al 30 de septiembre, en el caso de las escuelas deportivas, si la fecha límite de presentación de las ofertas por parte de las empresas es del 27 de abril y, encima se está adjudicando el contrato el 25 de mayo?

¿Cómo entonces puede ser que, en abril, la misma empresa que ha resultado ayer adjudicataria de las actividades deportivas ya anunciara en Internet  las actividades que se van a realizar, los horarios, los precios, los grupos…?, ¿Cómo sabían que iban a resultar ser los adjudicatarios?

Con todo ello, además, si los importes económicos en forma de canon de explotación por los que se otorgan dichas licencias son en el primero de los casos de 64.422 € y en el segundo de 3.500 €, queremos pensar que a la hora de la firma del contrato esos importes se ajustarán al periodo de tiempo real que va a durar la ocupación, pero ello no quita que las cosas, se han hecho mal, muy mal.

Este Grupo ya denunció una irregularidad similar en diciembre de 2007 con la contratación de la iluminación navideña por estar adjudicando la contratación del servicio cuando la instalación de las luces de Navidad podía verse ya por toda Gandia. Y, curiosamente, la estaba ejecutando la misma empresa que resultó ser la adjudicataria.

Este Gobierno ha demostrado, una vez más, que se ha instalado en la rutina y se deja llevar por la inercia y la dejadez más absoluta. Demasiados años de Gobierno han hecho mella en ellos y, de rebote, en la Administración Pública Local, y todo ello con el manejo irregular de las contrataciones y con dinero público. Se ha perdido el control con la voracidad de la rapidez y la improvisación impropia de cualquier gestor que se precie.

El “corta y pega” al que someten los documentos sean del expediente de contratación del servicio del agua potable, de la instalación de luces de Navidad o de las de hamacas y toldos de la playa para la temporada turística, sin ni tan siquiera tener la decencia de re-leérselo después, hace que el Ayuntamiento de Gandia se haya convertido en el más claro ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas.

El Grupo Municipal Popular califica este procedimiento de auténtica chapuza. Eso sí, como siempre, con el dinero de todos y con la imagen, en este caso tanto a nivel de pulcritud en la Contratación, como en la turística, de la Ciudad, en juego.