Los trabajadores del grupo COMPAC aceptan el preacuerdo del ERE presentado por la empresa


El Grupo COMPAC, que actualmente cuenta con dos centros de producción (uno ubicado en el polígono del Real de Gandia i otro con sede en Portugal) tampoco escapa a la crisis económica.




 

Los trabajadores del grupo COMPAC aceptan el preacuerdo del ERE presentado por la empresa

La empresa COMPAC ha presentado un plan estratégico a tres años para mantener su posición competitiva dentro del sector y sus trabajadores han aceptado los términos de los sindicatos con el preacuerdo del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa para hacer frente a la grave crisis económica que atraviesa en la actualidad. Este viernes se firmará el acuerdo definitivo entre las dos partes implicadas.

Desde UGT, José Ruiz, ha explicado que los trabajadores del Grupo Compac, dedicada a la producción de superficies de cuarzo y mármol, aprobaron ayer por la tarde, el preacuerdo a que han llegado la dirección de la empresa y el comité que representa a los trabajadores sobre el Expediente de Regulación de Empleo que se ha presentado para hacer frente a la crisis económica.

Por otro lado, la responsable de Recursos humanos de la empresa COMPAC, Marta Estornell, ha explicado este preacuerdo entre sindicatos y dirección de la empresa, que contempla la extinción de 38 puestos de trabajo y que los trabajadores percibirán una indemnización económica de 35 días por año trabajado. Un buen acuerdo para los trabajadores afectados puesto que la ley contempla 20 días por año trabajado y no los 35 que se les han ofrecido ahora.

Asimismo, otros 30 trabajadores se verán afectados por una suspensión temporal rotativa que tendrá una duración máxima de cuatro meses para cada uno de ellos. De momento, Estornell ha calificado de tranquilo el ambiente que se respira entre los trabajadores de la empresa Compac.

Por último, desde UGT han calificado de bueno y satisfactorio este pacto que también incluirá la suspensión temporal rotativa de 30 puestos de trabajo por una duración máxima de cuatro meses, tal como habían solicitado las fuerzas sindicales y que además supondrá el cobro de un 10 % más de la base de cotización de los empleados, respecto a lo que marca la ley para estos casos.