¿Qué opina de la labor del jesuita Vicente Ferrer?


En el Colorín Colorado de hoy de La Mañana de Cope Onda Naranja hemos querido rendir nuestro pequeño homenaje al jesuita Vicente Ferrer que fallecía ayer a los 89 años de edad en su ciudad de residencia, Anantapur, situada en la India, país en el que este hombre volcó la mayoría de su trabajo de ayuda a los más desfavorecidos.




 

¿Qué opina de la labor del jesuita Vicente Ferrer?

Hemos querido averiguar si los ciudadanos sabían de la labor de Vicente Ferrer, si conocían que es hijo predilecto de Gandia y qué piensan del trabajo de las ONGs.

 

Lluís Llorca, de 36 años, sabía del fallecimiento y explicaba que este señor realizaba una labor encomiable y muy digna. No obstante este joven indicaba que el desarrollo de los países del tercer mundo no depende tanto de la gente sino de los gobiernos.

 

Suni Cabrera, de 65 años, también era sabedora de la noticia. Esta mujer también reconocía el trabajo del jesuita pero indica que no le parece justo que todas las ONG se preocupan por los países subdesarrollados, de fuera o de los grandes problemas sociales pero luego, con los problemas de los ciudadanos de aquí, no ayudan.

 

Francisco Colom, de 47 años, no conocía la labor de Vicente Ferrer ni tampoco de su muerte. Para este señor la igualdad de los derechos entre las personas no debería de ser una lucha sino una realidad. Sin embargo, como esto no sucede, Francisco opina que la labor de las ONGs actualmente es imprescindible.

 

Manuel Muñoz, de 62 años, tampoco sabía que Vicente Ferrer ha fallecido pero sí había oído hablar de él. Este señor valoraba su labor como espléndida y de mucho valor y corazón. Opina que el camino encauzado por Vicente Ferrer para lograr el desarrollo de los países subdesarrollados es el correcto.

 

Nuestra última entrevistada, Mª José Calabuig, de 32 años, manifiesta que ella tiene apadrinados dos niños a través de la Fundación Vicente Ferrer y explica que espera que alguien le coja el relevo pero en la misma línea de trabajo que él. Esta joven comenta que actualmente hay poca gente que tiene muchos niños apadrinados y que es una labor que llena mucho. Desde nuestros micrófonos ha lanzado un mensaje de apoyo a esta causa y hacía una reflexión de la situación del país.

 

Conclusiones: La mayoría de nuestros ciudadanos conocían la figura de Vicente Ferrer, no todos sabían que es hijo predilecto de Gandía pero sí todos valoraban su labor de manera muy positiva. Indican que justamente el camino que persigue la Fundación que lleva su nombre, la Fundación Vicente Ferrer, es la vía adecuada para ayudar a los países subdesarrollados, es decir, dándoles las herramientas para prosperar no el producto final. No obstante, también ha habido quien ha opinado que la salida de la pobreza de estos países no se va a conseguir a través de ayuda humanitaria, sino que haría falta más concienciación gubernamental.