UV de Oliva denuncia una deuda del Gobierno Municipal de más de 22 millones de euros


La Comisión Extraordinaria de Hacienda y Bienes Municipales, celebrada el pasado lunes día 22, y que en el transcurso de la cual se nos dio cuenta, entre otros, de la liquidación del presupuesto del ejercicio 2008. Dicha información, aunque tardía, viene a constatar las denuncias realizadas por este grupo, sobre las sospechas que teníamos por la falta de previsión y la mala gestión económica llevada a cabo por el alcalde y su gobierno municipal.




 

UV de Oliva denuncia una deuda del Gobierno Municipal de más de 22 millones de euros

Visto lo visto, preocupante y extremadamente delicada es el estado actual en que se encuentran las castigadas arcas municipales, dado que en esta sesión se confirmó la liquidación del Remanente de Tesorería en NEGATIVO que ascendía a 866.715,75 euros, a los cuales hay que sumar, de momento, 269.138,55 euros de facturas impagadas a proveedores durante el mencionado ejercicio. Dicho desfase presupostario, obliga al Ayuntamiento de Oliva a adoptar un Plan de Saneamiento(2010-2015) y tener que concertar, aparte del previsto para este año, un nuevo préstamo bancario por valor de 1.065.127,54 euros para hacer frente al pago de facturas.

 

Además de lo anterior, también se incumple claramente el objetivo de estabilidad presupostaria, entendido como la situación de equilibrio o de superávit en términos de capacidad de financiación, al sobrepasarse el déficit del 4,81% permitido por Ley, y situarlo en dicha liquidación, en el más que preocupante 14,36 %, o lo que es lo mismo, en un déficit presupostario  entre ingresos y los gastos no financieros de 3.191.667,47 euros. Todo ello nos sitúa en una asfixiante deuda municipal de 22.390.955,31 euros, aumentándola el Sr.Fuster y su gobierno(PSOE-BLOC), progresivamente año tras año, en un 50% más que en el 2003, año cuando acceden al gobierno del Ayuntamiento de Oliva.

 

Tras lo expuesto, resulta evidente,  que la crisis unida a las “clases teórico-practicas de economía” del Sr. Sabater, y consentidas por el Sr. alcalde, empiezan a resultar carísimas para las ciudadanas y ciudadanos de Oliva, que ven y sufren un Ayuntamiento endeudado como nunca antes había estado.