La UPV recibe la certificación EMAS gracias al Campus de Gandia


El Campus de Gandia ha desarrollado diversas iniciativas coordinadas por el Área de Medio Ambiente de la UPV para contribuir a la política ambiental de la Politécnica. El día 1 de julio se ha realizado en Valencia la entrega oficial de la certificación EMAS por parte del Conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda.




 

La UPV recibe la certificación EMAS gracias al Campus de Gandia

El 1 de julio la Universidad Politécnica de Valencia ha recibido la certificación EMAS, la más exigente de las normas europeas en materia de gestión ambiental y se ha convertido así en la primera universidad española en conseguirla y la más grande de Europa. El conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, José Ramón García Antón, ha hecho entrega del certificado de inscripción de la Universidad Politécnica de Valencia en el Registro EMAS de la Comunidad Valenciana, en un acto celebrado en el Paraninfo del Campus de Vera de la Universidad Politécnica de Valencia.

Según la subdirectora de Infraestructuras del Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia, Carmen Gómez, desde este campus se ha contribuido con diversas iniciativas a la política ambiental coordinada por el área de Medio Ambiente de la UPV. Entre estas acciones cabe destacar la implantación de la recogida selectiva de residuos en el centro, el control del ruido en el campus, la compra con criterios ambientales de los materiales fungibles utilizados en la administración, el fomento del transporte público,  gracias al convenio de movilidad con el Ayuntamiento de Gandia que facilita autobús gratuito a los estudiantes, o la puesta en marcha de una microrreserva para el estudio y la  conservación  de  especies  vegetales  endémicas.

El Reglamento Europeo EMAS es la más exigente de las normas existentes en materia de sistemas de gestión ambiental y obliga a la universidad a embarcarse en la mejora continua y el respeto por el medio ambiente. La obtención de este certificado es la recompensa a una labor de años desempeñada con esfuerzo y entusiasmo por toda la comunidad universitaria y coordinada desde el área de Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia.