La remodelación del gobierno de Gandia centra la polémica en el Pleno del Ayuntamiento


Durante la sesión plenaria celebrada esta mañana en el Ayuntamiento de Gandia, se han debatido y sometido a votación muchas cuestiones fundamentales para el desarrollo y el futuro devenir de la capital de la Safor.




 

La remodelación del gobierno de Gandia centra la polémica en el Pleno del Ayuntamiento

El punto que mayor polémica ha generado ha sido el correspondiente a las medidas anunciadas por el equipo de gobierno municipal con el objeto de afrontar la crisis económica actual y seguir la línea de austeridad anunciada por el propio Alcalde Orengo.

Se trata de unas medidas que pasan por la congelación de retribuciones vigentes para los miembros corporativos y personal eventual del consistorio. La supresión de cargos de la corporación que hasta ahora eran desempeñados en régimen de dedicación parcial. Y la revocación del acuerdo adoptado sobre el régimen de incompatibilidades de los miembros corporativos.

El portavoz del PSOE de Gandia, Alfred Boix, ha anunciado estas medidas que ya habían sido adelantadas durante la semana.

El portavoz del BLOC de Gandia, Josep Miquel Moya, ha criticado estas medidas de austeridad anunciadas por el gobierno municipal porque por un lado van ahorrando gastos, pero por otro se dedican a realizar contrataciones millonarias de proyectos para la ciudad, lo que le resta credibilidad de cara a los ciudadanos.

Moya también ha mostrado las dudas de su grupo respecto a la intención de reducir el número de asesores del gobierno y los grupos municipales, cuando en realidad se trata de una maniobra para poder recolocar a estos asesores del gobierno en otros puestos de trabajo, de forma encubierta a través de otras empresas municipales como ya se ha hecho. Además el BLOC no entiende la decisión de eliminar las dedicaciones parciales del Ayuntamiento cuando es algo que contempla la ley y como tal es totalmente legal.

El Portavoz del PP de Gandia, Arturo Torró, ha criticado la remodelación del gobierno y sus medidas de cara a la galería, tratando de tapar su verdadero fracaso y la nefasta gestión municipal realizada hasta la fecha. Para los Populares, estas medidas de austeridad llegan tarde y mal.

Respecto a la reducción de asesores, Torró, ha asegurado que el PP de Gandia seguirá de cerca de los asesores que el gobierno municipal dé de baja ahora para comprobar que realmente no se está tratando de engañar a los ciudadanos, mediante la recolocación de los mismos en otras empresas municipales en lugar de velar por la austeridad anunciada.

En cuanto a la supresión de cargos con dedicación parcial, el PP acepta pero no comparte esta medida porque únicamente trata de acallar el trabajo de la oposición y concretamente del PP. El concejal Javier Reig seguirá trabajando en el Ayuntamiento de Gandia con dedicación exclusiva por y para los ciudadanos.

El portavoz del PSOE de Gandia, Alfred Boix, ha contestado que estas medidas no están hechas para gustarle a la oposición, sino para ahorrar 320.000 euros al año.

Arturo Torró ha recomendado a Alfred Boix que si de verdad quiere trabajar por los ciudadanos de Gandia, que salga más a la calle de lo que lo ha hecho el Alcalde Orengo para enterarse de la opinión ciudadana y de los problemas reales de la gente de Gandia.

Desde el equipo de Gobierno, Vicent Mascarell ha criticado la actitud poco valiente del BLOC a la hora de abstenerse sobre el tema de si les parece normal que un concejal cobre 2 sueldos al mismo tiempo.