El Ayuntamiento de Gandia es condenado a pagar más de 50.000 euros por permitir una discoteca sin licencia


Una nueva sentencia condena al consistorio gandiense por haber permitido el exceso de ruido de una discoteca que no tenía licencia.




 

El Ayuntamiento de Gandia es condenado a pagar más de 50.000 euros por permitir una discoteca sin licencia

Una nueva sentencia obliga al Ayuntamiento de Gandia a indemnizar con más de 50.000 euros a dos comunidades de propietarios de la playa, por permitir el ruido de una discoteca que no disponía de licencia. El BLOC de Gandia pide mayor respeto a la legalidad medioambiental y exige políticas efectivas que garanticen el derecho al descanso de los vecinos gandienses.

Hace un año otra sentencia ya obligó al Ayuntamiento de Gandia a declarar Zona Acústicamente Saturada el entorno de la plaza del Castillo, en la playa de Gandia. Ahora la jueza ha fallado a favor de las comunidades de propietarios de Mar de l'Est y Gardenias II, en la playa de Gandia, quienes en 2007 presentaron un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento por no actuar contra una discoteca de la zona.

El concejal del BLOC de Gandia, Facund Puig, lamenta que la justicia haya dado un  segundo toque de atención al gobierno por la permisividad mostrada respecto al excesivo ruido en las zonas de ocio. Además ha recordado que la legislatura anterior el PSOE no aceptó la declaración de Zona Acústicamente Saturada propuesta por el BLOC, entonces socio de gobierno.

El fallo obliga a la administración a adoptar las "medidas precisas para la ejecución de la medida cautelar de paralización" de la discoteca. Así que si el local continúa sin licencia tendrá que cerrar. No obstante, desde el Consistorio aseguran que la discoteca ya tiene el permiso de apertura correspondiente. Contra la sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

El Ayuntamiento de Gandia tendrá que indemnizar con 600 euros a cada uno de estos 84 vecinos, que residen en la Plaza del Castell y en la carretera Nazaret-Oliva. En total, el Consistorio tendrá que desembolsar 50.400 euros «en concepto de daños morales causados por las molestias sufridas por el ruido durante dos años y medio».