La muerte súbita fue la causa del fallecimiento del bebé de Gandia


Según el informe forense de los profesionales, tras la autopsia realizada al bebé de un mes y medio que falleció el domingo mientras dormía junto a su madre en una vivienda de la calle doctor Fleming de Gandia, se ha dictaminado que la pequeña perdió la vida por muerte súbita.




 

La muerte súbita fue la causa del fallecimiento del bebé de Gandia

Las primeras investigaciones apuntaban como la principal hipótesis, la muerte por asfixia como consecuencia de un aplastamiento accidental, puesto que el bebé dormía con su madre en una cama de apenas 80 cm. Sin embargo, el informe forense ha confirmado que se trató de muerte súbita, lo cual paraliza las investigaciones policiales.

Los hechos ocurrieron el domingo por la mañana cuando Aurelia la joven madre rumana de 23 años se despertó y vio que su pequeña ya estaba muerta, no se movía y tenía la cara ensangrentada. Entonces avisó a la Policía Local, que se personó junto con la Comisión Judicial y la Policía Científica en el lugar de los hechos. La furgoneta judicial se llevó a la niña sin vida al Instituto Anatómico Forense donde se le practicó la correspondiente autopsia.

La muerte súbita del lactante es la primera causa de muerte en los países occidentales en niños de entre uno y doce meses. En la actualidad se ha convertido en una pesadilla que atormenta a los padres de niños comprendidos entre esas edades. En cuanto a estadísticas, Europa encabeza el ranking de países con mayor número de muertes por esta causa con un total de 5.000 lactantes muertos al año, víctimas de este síndrome conocido como muerte súbita. Y en España, fallecen alrededor de 100 bebés al año, lo que supone uno de cada mil bebés.

Actualmente, continúan los estudios científicos para dictaminar  las principales causas de este síndrome conocido como muerte súbita, generado por varios factores que alteran la respiración de un lactante aparentemente sano y que lo conduce a su muerte inesperada mientras duerme.

En el caso de Gandia, una vez descartada la muerte por asfixia accidental, se han paralizado las investigaciones policiales. Los padres de la pequeña están desolados por la muerte del bebé, que será enterrado en la localidad de Gandia. El área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Gandia costeará el entierro, puesto que la familia no dispone de recursos económicos.