Una estudiante de la UPV en Gandia colabora en la regulación de zonas protegidas en Costa Rica


La estudiante Inmaculada Pérez ha sido asignada a la regulación de la zona marítima y este año trabajará en el área de parques naturales. El proyecto se enmarca en una iniciativa del gobierno de Costa Rica y los resultados se han presentado ante tres ministerios.




 

Una estudiante de la UPV en Gandia colabora en la regulación de zonas protegidas en Costa Rica

La estudiante del Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia, Inmaculada Pérez, está trabajando en un proyecto de gran importancia para Costa Rica: la regulación de zonas de valor natural, una actividad que se enmarca en el proyecto Zonas ABRE (áreas bajo Regímenes Especiales), impulsado por el gobierno de Costa Rica y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo.  Con este proyecto el gobierno pretende aclarar la situación de terrenos ubicados en territorios indígenas, en la zona marítimo – terrestre y en áreas silvestres protegidas, con el fin de garantizar su conservación.

Inmaculada Pérez ha colaborado en este proyecto gracias a una beca PROMOE de la UPV, que le ha permitido realizar en Costa Rica su proyecto de final de carrera y entregarlo este mes. Ahora que ya ha finalizado sus estudios de Ingeniería Técnica Forestal en el Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia, el gobierno la ha contratado por un año para que continúe su labor, esta vez en los parques naturales o ‘Areas silvestres protegidas’.

Desde enero de 2009 Inmaculada Pérez  fue asignada a la zona marítimo –terrestre, para lo cual ha recorrido la costa del país comprobando si se respetaba la legislación. ‘Los 50 primeros metros de línea de costa son de uso totalmente público y los 150 metros siguientes son concesionables por los ayuntamientos. Sin embargo, hemos encontrado numerosas casas construidas a menos de 50 metros de la playa,  muchas de turistas’. 

Según cuenta la titulada por la UPV, hasta este proyecto el gobierno de Costa Rica desconocía quienes eran los propietarios de muchos terrenos, lo que repercutía negativamente en su conservación y en la economía de los municipios, que en gran medida dependen de la concesión de los terrenos costeros. Por ello, el proyecto ha sido muy valorado por la Ministra de Hacienda, la Ministra de Obras Públicas y el Ministro de Medio Ambiente, ante quien Inmaculada ha presentado los resultados de su trabajo.

Para Inmaculada Pérez ésta ha sido y es una gran oportunidad: ‘he crecido como persona y como profesional: he aprendido a desenvolverme y a defender un proyecto ante cualquiera’. En un futuro espera llegar a dirigir un parque natural y seguir contribuyendo a la conservación de la biodiversidad.