Orengo extermina el patrimonio de Gandia, según denuncia la asociación Arc de Mig Punt


La Alquería de Romaguera parece tener los días contados, a pesar de la lucha de distintos colectivos para mantenerla en pie y de la recomendación del Consejo Valenciano de Cultura que instaba al Ayuntamiento a proteger el inmueble declarándolo Bien de Interés Local. Finalmente, el gobierno local de Gandia apuesta por la demolición del edificio.




 

Orengo extermina el patrimonio de Gandia, según denuncia la asociación Arc de Mig Punt

La Asociación Arc de Mig Punt ha manifestado su satisfacción por la postura de la máxima autoridad cultural valenciana pero lamenta la decisión del Ayuntamiento de continuar adelante con la demolición del patrimonio de los gandienses.

La Presidenta de la Asociación Arc de Mig Punt, Isabel Canet, ha mostrado su satisfacción por la postura y reconocimiento de la máxima autoridad cultural de los valencianos y que pone final definitivo a una campaña de denigración contra la alquería, orquestada por el gobierno municipal de Gandia y que ha durado dos años.

Canet ha valorado positivamente la postura del Consejo Valenciano de Cultura, que les ha dado la razón, pero no así la postura del concejal de Territorio, Fernando Mut ha rechazado que la Alquería tenga valor arquitectónico «porque sólo hay restos de muros del siglo XVI y carece de un edificio que los contextualice.

Por último, Canet ha mostrado su apoyo a todos los vecinos del distrito de Santa Anna y entiende su necesidad de urbanizar dicha zona mediante el PAI proyectado, pero independientemente de ello, ha manifestado que la Alquería también es importante y que ambos proyectos son perfectamente compatibles para la ciudad de Gandia.

Para Canet, las reformas son necesarias para mejorar la calidad de vida de los vecinos de la zona, pero de ninguna manera justifican el derribo de una parte de nuestra cultura, historia, tradición y patrimonio.