AVA-ASAJA ultima los trámites para la llegada de trabajadores extranjeros ante el inicio de la vendimia


Por sexto año consecutivo, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) está ultimando los trámites destinados a la contratación de trabajadores para cubrir la demanda de mano de obra ante el comienzo de la vendimia en las comarcas interiores valencianas.




 

AVA-ASAJA ultima los trámites para la llegada de trabajadores extranjeros ante el inicio de la vendimia

Como novedad, este año, los ciudadanos de nacionalidad búlgara y rumana podrán ser contratados sin previos trámites ante la Delegación del Gobierno tras el fin de la moratoria europea que restringía su contratación. En muchos casos, los temporeros de Europa del Este ya vinieron el año pasado pero para esta campaña se prevé una disminución en la contratación extranjera ya que la difícil coyuntura económica está provocando un aumento de solicitudes de vendimiadores de la zona. Además de búlgaros y rumanos, las nacionalidades que más se repiten de entre las cerca de mil personas que participarán en la vendimia son polacos, lituanos, paquistaníes y ecuatorianos.

A los elevados costes laborales hay que añadir los problemas que se vienen arrastrando desde hace meses. Así, en las bodegas de la comarca de la Plana de Utiel-Requena, se almacena casi la mitad de la producción vinícola de la pasada campaña. Hasta enero de 2008, el hectolitro de vino se pagó entre 2,64 y 3 euros pero esa cifra fue menguando hasta los 1,70 euros actuales. Para conseguir un litro de vino se necesitan alrededor de 1,3 kilos de uva. Hoy, el agricultor está recibiendo cerca de 0,17 €/l pero a esa cantidad hay que restarle entre 5 y 6 céntimos por los gastos de elaboración en bodega. En 2008 la cosecha, calificada como ‘buena’, ascendió a 214 millones de kilos y para la presente campaña se prevé una producción similar que oscilará entre los 210 y los 220 millones de kilos de una uva ‘muy buena’ que ha sabido aguantar muchos días de fuerte calor gracias a las reservas hídricas del invierno.

La vendimia comenzó hace algunos días para las variedades con las que se elabora el cava, pero la variedad ‘macabeo’ lleva un ligero retraso respecto de 2008 y es probable que su recolección no se inicie antes del 6 de septiembre. Los muestreos efectuados hasta la fecha otorgan siete grados de acidez cuando son necesarios diez. En cambio, las variedades ‘bobal’ y ‘tempranillo’ iniciarán su recolección, a falta de inclemencias meteorológicas, en las mismas fechas que el año pasado.

“Durante las últimas semanas, el comercio ha aprovechado los precios ruinosos para comprar caldo y los viticultores se han visto forzados a aceptar cotizaciones de vergüenza con el fin de tener capacidad en la bodega para la cosecha de septiembre”, afirma Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA. “El agricultor tiene que hacer frente a un descenso del consumo internacional, a unos precios ruinosos, que no cubren gastos y a unos costes de producción que no han parado de subir. Además, este año muchos viticultores han trabajado sus campos con la incertidumbre de no saber hasta última hora si iban a recibir las ayudas por el arranque voluntario de viñas”, añade.