Largas colas a las puertas del INEM de Gandia


La comarca de la Safor continúa padeciendo las consecuencias de la crisis económica y así se ve reflejado cada mañana en las grandes colas que se forman a las puertas de la oficina del INEM de Gandia. Los servicios informativos de COPE ondanaranja se han desplazado hasta este punto de la ciudad, para conocer en primera persona la preocupante situación que viven miles de ciudadanos de la comarca.




 

Largas colas a las puertas del INEM de Gandia

Desde el anuncio de la nueva medida puesta en marcha por gobierno de Zapatero, que concede una ayuda directa de 420 Euros mensuales a los parados sin cobertura, los ciudadanos de Gandia han acudido a las oficinas de empleo para informarse acerca de este nuevo subsidio.

Ha trabajado de comercial y asegura que “se ha quedado invalido por culpa de cuatro médicos del Hospital de Gandia que le estropearon la pierna”, a raíz de esta invalidez no encuentra trabajo en ningún sitio. Ha sufrido varias depresiones y ansiedades debido a todo el tiempo que lleva sin poder trabajar. También afirma que “puede realizar muchos trabajos a pesar de llevar una prótesis en la pierna y que no se le da ninguna oportunidad”.


Teresa tiene 26 años lleva un año en el paro, trabajaba en un supermercado y a raíz de un recorte de personal se quedó sin trabajo. Asegura que acude a la oficina  de empleo porque se le termina el subsidio y necesita alguna ayuda para poder dar de comer a su hijo.


Josefa y Vicente tienen 60 años y acudían esta mañana a la oficina de empleo. Josefa ha trabajado cuidando a personas mayores y acude a arreglar los papeles del paro, Vicente es pensionista y cobra aproximadamente 500 euros mensuales. Con este dinero viven de momento y aseguran que les llega muy justo para vivir todo el mes a los dos. Vicenta afirmaba que “entre el coche, la luz el agua y pequeños gasto no les da para nada, vivir del aire no puede ser”.


Paco tiene 55 años, asegura ser muy conocido en la ciudad de Gandia como “Paco el escayolista”, acude a la oficina para preguntar por la ayuda directa de 420 euros. Lleva año y medio sin en el paro y afirma que ha pasado de trabajar en otros países como Kuwait y Jordania y que por cosas de la vida ahora no encuentra absolutamente nada en lo que emplearse. 

Otros casos...

  • Jorge es de nacionalidad ecuatoriana y lleva 7 años en Gandia. Lleva 7 meses sin trabajar y ha trabajado de soldador y alicatador. Acude a la oficina para renovar el subsidio familiar porque se le termina este mes. Asegura “es una situación lamentable la que ocurre aquí en España, el desempleo se ha disparado escandalosamente y agobia a muchas personas que se encuentran sin trabajo, mucha gente no tiene ni para pagar el piso y se apañan en muchas cosas para poder sobrevivir”.

 

  • Gloria tiene 35 años y lleva desde diciembre en el paro. Acude a la oficina de empleo para solicitar la renovación del subsidio. Anteriormente se dedicaba a la limpieza en centros comerciales pero no encuentra trabajo en ningún sitio. Su marido está también en el paro y tiene tres hijos a los que mantener.

 

  • Francisco José es camionero y acude a la oficina del INEM para informarse acerca de la ayuda directa para desempleados sin cobertura. A este joven le han negado los 420 euros porque la condición para acceder a ellos es haber dejado de cobrar el paro en el día 1 de agosto. Francisco José no entiende como “a los que acaban de dejar de cobrar ahora les dan esta ayuda y a mi que llevo más de un año sin cobrar un duro, no tengo ningún derecho” además afirma “me he cansado de buscar trabajo porque no hay y no vale la pena gastar gasoil con el coche porque no tengo dinero para pagarlo”.

 

  • Miguel es cocinero, tiene 30 años y lleva un año en el paro. Octubre es el último mes en el que cobra subsidio y no sabe si le van a renovar. La última vez que trabajó fue durante 8 meses y desde ese momento no ha encontrado nada en lo que ocuparse. Tiene a su cargo una niña de 16 meses a la que pueden mantener gracias al trabajo de su esposa.

 

  • Daniel tiene 23 años, es de nacionalidad búlgara, lleva 4 años en España y trabajaba en un restaurante de camarero, lleva dos meses en el paro y le quedan otros dos meses de subsidio. No tiene a familiares a su cargo pero le queda muy poco tiempo para dejar de tener ingresos.


Estos son algunos ejemplos de los cientos que cada día acuden a las oficinas del INEM en busca de una ayuda para poder afrontar las necesidades básicas y vivir de manera digna.  A pesar de el número de desempleados a descendido en el pasado mes de Julio en la Comunidad Valenciana, miles de personas continúan sufriendo las consecuencias de la crisis económica que atraviesa nuestro país.