Oliva acondicionará el Museu Arqueològic para exponer los planos del Palau Comtal


La Conselleria de Cultura ha concedido a la delegación de Museos del consistorio olivense una subvención de 3.188 euros, que serán destinados a la adquisición del mobiliario donde se expondrán un total de 115 documentos del Palau dels Centelles, cedidos por la Hispanic Society of America.




 

Oliva acondicionará el Museu Arqueològic para exponer los planos del Palau Comtal

El Museu Arqueològic de Oliva expondrá próximamente los planos, dibujos y fotografías del Palau Comtal, realizados entre 1917 y 1920 por los arquitectos daneses Eric Fischer y Vilhem Lauritzen y que se encuentran actualmente en manos de la Hispanic Society of America de Nueva York, organismo que guarda también algunas de las piezas que fueron expoliadas del palacio.

Un total de 115 documentos relacionados con el Palau dels Centelles de Oliva, cuyo retorno a la localidad se ha visto agilizado tras la concesión al Departamento de Museos de una subvención de 3.188 euros por parte de la Conselleria de Cultura y Deportes. Esta cantidad se dirigirá íntegramente a acondicionar la sala museística y adquirir el mobiliario necesario para la exposición pública del material.

La cesión permanente de esta documentación a la ciudad de Oliva, anunciada hace unos meses por la edil delegada de Museos Rosanna Torres y el Presidente de la Asociación Cultural Centelles-Riu Sech, Antoni Esteve, implica una serie de requisitos, entre ellos contar con sistemas de exposición y protección adecuados de los planos del Palau, o la digitalización de los diseños para que la Hispanic Society of America siga contando con acceso a esta valiosa documentación, donada por la viuda de Fischer a esta entidad tras el fallecimiento del arquitecto.

La edil nacionalista Torres mostraba su satisfacción por la concesión de esta ayuda económica, que “supone una financiación externa que agilizará el retorno efectivo de los planos del Palau a la ciudad”. Unos archivos que hacen del Palau dels Centelles de Oliva uno de los edificios históricos mejor documentados tras su desaparición.

El inmueble, declarado Monumento Nacional en 1920 y convertido en ruina 12 años después, fue un exponente de la arquitectura del gótico tardío y del renacimiento español.