Más de 200 vecinos de Oliva ven peligrar sus propiedades ante el deslinde de Costas


Un deslinde que perjudica a numerosos propietarios y vecinos de la Playa de Oliva, que se han asociado para protestar enérgicamente contra la Ley de Costas, que no indeminazará a quienes hayan de abandonar sus viviendas en primera línea de playa. La Asociación de Propietarios Afectados por Deslinde Marítimo Terrestre de Oliva advierte que no va a relajarse y seguirá denunciando una situación que podría darse en cualquier momento y que desconoce todavía gran parte de la ciudadanía.




 

Más de 200 vecinos de Oliva ven peligrar sus propiedades ante el deslinde de Costas

La Ley de Costas de 28 de julio de 1988 que obliga al Estado a deslindar toda el litoral español, incluía en agosto de 2008 a la Playa de Oliva en un expediente de delimitación de dominio público marítimo terrestre, en un tramo comprendido entre las acequias Alfadalí y Vedat.

La Asociación de Propietarios Afectados por Deslinde Marítimo Terrestre de Oliva ha dado la voz de alarma ante una situación de extrema gravedad, dado que numerosas viviendas podrían ser derrumbadas, sin contemplar una indemnización económica para sus propietarios. El vicepresidente de la agrupación vecinal, Vicent Barreres, tachaba de injusta la propuesta de Demarcación de Costas y acusaba un deslinde “extremadamente agresivo” que podría tener consecuencias inmediatas para un total de 230 propiedades afectadas.

Barreres denunciaba que se esté respetando a otras poblaciones donde figuran edificios de 15 o incluso más plantas a pie de playa, mientras que municipios como Oliva, con edificaciones más discretas y con menor impacto ambiental, se vean castigados por esta normativa. De esta forma, el vicepresidente de la Asociación aseguraba que esta ley no actúa por igual en todos los municipios y que los vecinos afectados no van a cesar de reclamar sus derechos y a defender su propiedad privada. Una causa que también ha recibido el apoyo unánime de la administración local, consciente de la situación a la que se enfrentan los propietarios.