El Gandia piede 2-0 en el estreno liguero


El CF Gandia perdió ayer por 2 goles a 0 ante un Juventud Barrio del Cristo muy distinto al que conocíamos. Un aficcionado dijo que “el partido no lo han ganado ellos, lo hemos perdido nosotros. No me explico que ha pasado”.




 

El Gandia piede 2-0 en el estreno liguero

Las siete en punto de la tarde, unos 30 grados y cerca de 400 personas viendo el inicio liguero de sus respectivos equipos. Comienza el partido, aun no ha cumplido el minuto de juego y el árbitro pita penalti. Dudoso, pero en todo caso cometido por Aguilera desde fuera del área, que tira de la camiseta de Ivan Garcia, que finalmente termina cayendo al césped dentro del área. En principio una jugada así, apenas habiendo comenzado el partido, con otro árbitro no habría obtenido el mismo resultado. El colegiado Jose Román Escribano sentencia penalti. El balón golpea al palo y se cuela sin que Burguera pudiera hacer mucho para evitarlo, marcando el 1-0 en el minuto 1 del encuentro.

Desde ese momento, el Gandia poco se parecía al que habíamos visto en la pretemporada. Un equipo descontrolado y fuera del partido, lanzando balones largos sin ningún objetivo claro insinuaba lo que estaba por llegar.

Tuvieron algunas ocasiones durante la primera mitad que no tenían buen final y eso iba clavando una puntilla en la cabeza baja de los blanquiazules que aún estaban pensando en el penalti del primer minuto.

 Fallaban de nuevo las jugadas de balón parado y el Gandia desaprovechaba así las pocas oportunidades de gol.

En el minuto 30, floro frena un balón peligroso dentro del área que recupera Ivan García y que significó el 2-0, resultado que se mantendría hasta el final del encuentro. Para entonces, el Gandia ya había perdido posiciones en el terreno de juego ante un rival que jugaba en casa, en un campo reducido que controlan y con el contrario perdonando ocasiones.

Mala era la sensación que se llevaron los aficionados del Gandia que no se explicaban lo que estaba pasando. No tiene mayor importancia perder un partido, pero sí por perderlo así, sin luchar, sin al menos levantar la cabeza y decir “aquí estoy yo y este es mi partido”, comentaba Marcos Estruch. Con más razón porque además, era un rival al que se tenía ganas después de habernos ganado en casa el partido en que se perdieron las posibilidades de jugar la promoción de ascenso a la 2ªB.

Al comienzo de la segunda mitad el técnico, Toni Seligrat retiró a Germán Mañogil y Naveiro para colocar en el terreno de juego a Eztieder y Rafa Rivera, colocando a Elies de media punta con marcos y a Rivera y Eztieder por las bandas. Pero los de Seligrat no lograron cambiar el resultado que nos dejó a todos con muy mal sabor de boca. De todas formas y a modo de consuelo, aún es pronto y esto no ha hecho más que empezar.

Por lo pronto, el Gandia se enfrentará el próximo sábado al Riba Roja. Será a las 17:00h en el Guillermo Olagüe.