El Alcalde Orengo aprueba el proyecto del tranvía en contra de vecinos y oposición


El grupo municipal popular de Gandia ha salido a la palestra para manifestar que el proyecto del tranvía es fruto de una improvisación absoluta y de una irresponsabilidad del gobierno municipal que, aseguran, no resuelve los problemas de la ciudad. La concejala popular, Carla Ripoll, ha asegurado que hoy por hoy no es el proyecto, ni el sistema, ni el momento adecuado para desarrollarlo.




 

El Alcalde Orengo aprueba el proyecto del tranvía en contra de vecinos y oposición

De este modo, el proyecto del tranvía Gandia-Grau-Port ha salido adelante sin que se incluyan la mayor parte de las casi 700 alegaciones presentadas. Los populares han lamentado que la infraestructura no sólo no mejora la comunicación entre la ciudad y la playa, sino que merma considerablemente la calidad de vida de los vecinos. Sobre todo, han recalcado el impacto que supondrá para los residentes de la calle Tossal el paso del tranvía que, finalmente, irá elevado sobre una plataforma de 4,5 metros de ancho.

 

Así mismo, Carla Ripoll ha afirmado que un transporte como estos tendría que ir sin catenaria y no solo con 2 paradas, más la 3 de la empresa concesionaria. En este sentido, la concejala popular ha recordado que la concesión del transporte en la playa "todavía pertenece a la Marina Gandiense, hasta el año 2016, y no obstante, ha indicado que las dos partes tendrían que mostrar su acuerdo en esta nueva infraestructura. Ripoll también ha advertido que el paso de los tranvías por las rotondas de Blasco Ibáñez y Marcel·lí Pérez ocasionará "retenciones cada 15 minutos".

 

Por último, Ripoll lamentó que se destinen 16 millones a un proyecto "más que incierto, cuyo futuro depende de multitud de condicionantes".

 

Con todo, para el grupo municipal popular de Gandia, Orengo gobierna a espaldas de los ciudadanos.