El 5 de octubre empieza un nuevo curso de la Nau Gran, la universidad de los mayores


El próximo lunes 5 de octubre, setenta alumnos mayores de 55 años empiezan una nueva aventura educativa en la Nau Gran, el programa universitario para gente mayor que se imparte en el Centro Internacional de Gandia de la Universidad de Valencia. Este año, la matrícula para acceder al primer curso ha vuelto a ser un éxito y, además de los matriculados, existe una lista de espera de unas treinta personas. Estos nuevos alumnos iniciarán el primer curso del itinerario de humanidades y ciencias sociales, mientras que otras 150 personas completarán su formación cursando el segundo o el tercer nivel del itinerario.




 

El 5 de octubre empieza un nuevo curso de la Nau Gran, la universidad de los mayores

Este itinerario consta de 600 horas repartidas en tres cursos académicos. En cada trimestre hay una asignatura de caràcter introductorio, que se imparte por el profesorado de la Universidad de Valencia. En el primer curso se imparten cuatro asignaturas: Historia del Arte, Geografía, Promoción de la Salud y Música. Estas se complementan con un variado repertorio de optativas, en forma de talleres, ciclos de conferecnias, excursiones y así como de las actividades del CIG, la Universidad Popular de Gandia o las propias asignaturas de la Universidad en el campus de Valencia. En la Nau Gran puede inscribirse cualquier persona mayor de 55 años, de Gandia y la comarca, sea cual sea su nivel de estudios.

 

En el 2009-2010, el CIG ya contará con un itinerario completo de Nau Gran, es decir, con los tres cursos de que consta un itinerario en marcha. Las clases para alumnos de primero serán los lunes y miércoles, mientras que los martes y jueves serán los días que asistirán los alumnos de segundo y tercero. Todas las clases serán de 9.30 a 12.30 en la Casa de la Marquesa.

 

Este proyecto materializa la importancia que tiene mantener las políticas educativas a lo largo de la vida y permite al Centro Internacional de Gandia contar con una presencia continuada a la ciudad. Además, numerosos estudios muestran los beneficios que este tipo de programas tienen en la gente mayor: les permite aprovechar mejor su tiempo de ocio así como implicarse en mayor medida en la sociedad en la que se encuentran inmersos.