AVA-ASAJA estima que la producción de aceite de oliva descenderá más de un 30% en la Comunitat Valenciana


La campaña de aceite de oliva en la Comunitat Valenciana comienza en noviembre con una importante merma de cosecha que se situará en más del 30% respecto a la temporada 2008/09, según estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). Las provincias de Castellón y Valencia registrarán un descenso superior, que podría llegar hasta el 80% en algunas parcelas localizadas, mientras que Alicante sufrirá una bajada de producción más ligera, en torno al 20%.




 

AVA-ASAJA estima que la producción de aceite de oliva descenderá más de un 30% en la Comunitat Valenciana

“Pese al buen año hidrológico, las lluvias no han beneficiado a los campos de olivo de la Comunitat Valenciana por lo que no han podido recuperarse de la campaña pasada en la que hubo una alta producción”, explica Cristóbal Aguado, presidente de esta organización. Sin embargo, la calidad del aceite valenciano “será este año igual o mayor” porque se cons­tatan menos ataques de la mosca del olivo: “Los olivicultores valencianos sufren una menor productividad y rendimientos de la aceituna, pero ofrecen al consumidor un aceite con un sabor óptimo que se sabe apreciar”.

La organización espera que los precios en origen se estabilicen o sigan aumentando no sólo debido a esta merma de oferta, sino también a otros argumentos objetivos de esta campaña que son favorables para los productores valencianos. Así, el enlace o producción acumulada en las almazaras y envasadoras españolas a la espera de ser vendidos es la más baja de los últimos cinco años. Además, los precios en campo no bajan de los 2,5 €/kg (por encima del umbral de rentabilidad, que se sitúa en 2,4 €/kg) tras la activación del almacenamiento privado en junio y la demanda se mantiene estabilizada.

El sector oleícola avanza una producción nacional en torno a las 1.200.000 toneladas de las cuales 975.000 proceden de Andalucía, es decir, una cosecha normal. Los producto­res andaluces ya han corregido las “opti­mistas previsiones” que anunció la Junta de Anda­lucía y argumentan que zonas productoras de Jaén y Córdoba verán reducida su cosecha respecto la campaña pasada a causa de las actuales altas temperaturas y el déficit hídrico, con precipitaciones inferiores a los 20 litros por metro cuadrado en los meses de septiembre y octubre.