La comisión de Urbanismo acepta incluir todas las alegaciones del BLOC al proyecto de duplicación de la variante de Gandia


El BLOC de Gandia agradece el gesto de la Comisión de Urbanismo tras aceptar incluir todas sus alegaciones al proyecto de duplicación de la variante de Gandia, para empezar, un mayor análisis de la conocida como Alternativa Cero, o evitar los impactos sobre espacios protegidos como la marjal, el castillo de Bairén, la Cueva del Puntal del Gato, de la Terreta o el barranco de San Antonio, entre otras zonas.




 

La comisión de Urbanismo acepta incluir todas las alegaciones del  BLOC al proyecto de duplicación de la variante de Gandia

Desde el BLOC aseguran que este debe ser siempre el comportamiento habitual del gobierno municipal. El Portavoz del BLOC de Gandia, Josep Miquel Moya, ha manifestado que “Ha quedado patente que las aportaciones y propuestas del BLOC, cuando se escuchan, son muy positivas para la ciudad de Gandia”.

Además y por lo que respecta a las alegaciones presentadas por el BLOC, han propuesto que se estudie la viabilidad de la construcción de un túnel que salve la montaña de San Juan con salida a la Finca de Rausell, destinando el actual para mejorar la conectividad con Gandia y la Playa, y preservando a su vez, la visibilidad del Castillo de Bairén y su entorno y evitando así, el impacto medioambiental sobre estos espacios protegidos.

Se trata de unas propuestas que formarán parte de las alegaciones que también enviará el Ayuntamiento de Gandia a la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento.

Continuando con las cuestiones patrimoniales, a Moya le preocupa la afección a la Chimenea industrial de la Banyosa, que en el estudio se propone trasladar de lugar. Desde el BLOC entienden que no es necesario, porque esta quedaría en la media.

Y, finalmente, la ermita de San Antonio. El estudio opta por ampliar la circunvalación hacia la ermita y elimina toda su explanada de detrás, recientemente recuperada en la rehabilitación de la ermita.

En materia medioambiental, exigen una adecuada regeneración ambiental acerca de los túneles (los nuevos y los actuales) tanto en la parte superior como en la propia montaña.

Otro aspecto importante, es la omisión que el estudio hace del barranco de San Antonio, que viene de la Halconero y va canalizado junto a la variante hasta el Serpis, “y fue causando de las inundaciones de 1987 a Benirredrà y gran parte de Gandía. Es de suma importancia que quedo muy claro que no hay ningún tipo de afección, estudiar cuidadosamente el paso de las aguas y proyectar las mejoras que sean necesarias, ante las continuas reclamaciones que vienen realizando vecinos de Benipeixcar y del renombrado barrio del Sifón”.

Los econacionalistas han mostrado también su preocupación por la afección a los terrenos de la Sociedad Protectora de Animales de la Safor (quieren saber si van a poder continuar prestando el servicio en ese lugar) la solución que se le doy en el Sifón, “después del error que se cometió en la primera actuación, con aquel muro” y la minimización del impacto en las zonas residenciales de Benipeixcar-3 y la Alquería de Martorell entre otras cuestiones.