El alcalde de Gandia Jose Manuel Orengo, presenta la programación oficial de la celebración del V centenario de San Francisco de Borja


El Palau Ducal dels Borja fue el escenario elegido para la presentación oficial de la programación de actividades que conmemoran el V centenario del nacimiento de San Francisco de Borja.




 

El alcalde de Gandia Jose Manuel Orengo, presenta la programación oficial de la celebración del V centenario de San Francisco de Borja

Anoche, Gandia Vivian uno de los actos más importantes de toda su historia en el Palau de los Borja, se presentaba el esperado programa de actividades de la celebración del V centenario de su patrón, San Francisco de Borja.
Al acto  acudieron las diferentes autoridades políticas, eclesiásticas y civiles, así como también el teniente alcalde de cultura de Llombai.
El director de políticas culturales del Ayuntamiento de Gandia, Toni Durá, daba a conocer los diferentes actos que se celebraran, no solo en Gandia, también en Barcelona, Madrid y Roma. Unos actos que pasan por conciertos, representaciones teatrales, exposiciones, así como otras actividades culturales y sociales.
Por su parte, el padre superior de la compañía de Jesús, Vicent Albiñana, habló de la campaña que se llevará a cabo por los diferentes colegios del mundo, bajo el lema “nacido para morir” para dar a conocer la figura de San Francisco de Borja, así como también la proyección de un audiovisual sobre la vida del santo, que se proyectó en el mismo acto de presentación. El padre Albiñana, recordaba la importancia del año que vivirá Gandia, y es que por primera vez en su historia, la ciudad es centro de un año jubilar, lo que la convierte en centro de peregrinaje.
Por último el alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, destacó el carácter internacional de la celebración, que se ha conseguido con la colaboración de todas las instituciones, y del gobierno de España, así como del gobierno valenciano. Además, destacó la importancia del sí, por parte de la casa Real, para presidir esta celebración, una celebración, que pasará a formar parte de la historia de la ciudad ducal.
El acto puso su punto y final con una representación de la familia Borja, en el patio del Palacio Ducal, en el que además se sirvió un vino de honor.