El Gobierno de Orengo habla de un proceso de negociación que no existe


El Gobierno municipal de Gandia aseguró el sábado que se había iniciado un proceso de negociación con los propietarios de la nave ubicada en la calle Alzira, para llevar a cabo la recuperación de parte de la muralla de San Francisco de Borja, que queda oculta por dicha nave. Los propietarios dicen que eso no es cierto, y que no existe ningún proceso de negociación, ya que a día de hoy, nadie se ha puesto en contacto con ellos.




 

El Gobierno de Orengo habla de un proceso de negociación que no existe

El Ayuntamiento de Gandia ha decidido recuperar parte de la muralla de san Francisco de Borja que queda oculta en la calle Alzira por  una nave de 538 metros cuadrados de superficie,  y que en estos momentos sus propietarios la están destinado para uso personal.

El viernes se publicaba en un medio de prensa escrito, un edicto de expropiación sobre esta propiedad privada, herencia familiar. El sábado, en cambio, se publicaba que el Ayuntamiento había iniciado el proceso de negociación con los propietarios,  es decir con estas siete personas afectadas, todas ellas pertenecientes a la misma familia.

Hoy sabíamos que esta afirmación es falsa, a la vez que contradictoria porque según explica uno de los propietarios, Salvador Multó,  primero se ha hablado de expropiación y después de negociación, todo ello sin ponerse en contacto con ninguno de los afectados “porque a día de hoy, nadie ha hablado con nosotros, si nos hemos enterado de la intención del Gobierno ha sido por la publicación del viernes".

Lo más grave de todo, es que el plazo legal para presentar alegaciones empezó desde el pasado viernes, 13 de noviembre, según ha manifestado Multó “me gustaría saber que opina el alcalde, José Manuel Orengo, él que presume de negociador, ¿dónde esta ahora?”. Tal y como ha explicado Multó, les quedan menos de 15 días, y hoy por hoy, nadie les ha hablado de cantidades económicas, ni les ha hecho ninguna propuesta “por lo visto pretenden ponerse en contacto con nosotros el último día, cuando nosotros ya no tengamos tiempo para nada”. Es por ello, que los afectados denuncian las malas formas del Gobierno Municipal, y manifestan que aunque se quiera recuperar una valor patrimonial, como es parte de esta muralla, lo mínimo que puede hacer el Gobierno Municipal es comunicarlo a los afectados “Porque no hay que olvidar que quieren actuar sobre una propiedad privada, cosa que significa que unas serie de personas se van a ver afectadas por la decisión”.