AVA-ASAJA denuncia que la gran distribución hunde la campaña y obliga a ‘rotovatar’ campos de hortalizas


La campaña de las hortalizas de invierno está resultado ruinosa para los productores de L’Horta, Camp de Turia, Los Serranos y La Ribera. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que las patatas, cebollas, coliflores, coles, lechugas, espinacas y otras verduras autóctonas reciben cotizaciones en origen que no cubren siquiera los costes de producción, lo que obliga a los agricultores a malvender para costear tan sólo la recolección. Es más, por este motivo está empezando a generalizarse la alternativa más desesperada, que no es otra que ‘rotovatar’ los campos, es decir, destruir y mezclar la producción con la tierra de cultivo.




 

AVA-ASAJA denuncia que la gran distribución hunde la campaña y obliga a ‘rotovatar’ campos de hortalizas

Detrás del hundimiento de los precios al productor se encuentra la menor deman­da de los mercados -acentuada por la crisis económica y la ausencia de frío- pero sobre todo las prácticas abusivas de las grandes cadenas de distribu­ción. Aprovechando su po­sición de dominio, los hipermercados y supermercados llevan a pérdidas al horticultor, pero ello no se traduce en una rebaja proporcional para el consumidor. Así, mien­tras el productor de coliflor está vendiendo a 0,15-0,20 €/kg, el consumidor paga hasta diez veces más. En el caso de la patata, la distribución utiliza el tubérculo como producto ‘re­clamo’ y ha bajado su precio a costa de los productores.

“Ante la mayor crisis de rentabilidad del campo español en su historia, urge una Ley de Comercio que reequilibre el poder de nego­cia­ción en la cadena alimentaria”, de­clara el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, una reivindicación histórica del sec­tor que fue ampliamente demandada en la reciente manifestación agraria en Madrid.

Según estimaciones de AVA-ASAJA, la superficie de cultivo de la patata podría haber caído un 70% respecto 2008 en la provincia de Valencia. De seguir esta situación en la hor­ticultura valenciana, Aguado advierte que “muchos más agricultores abando­na­rán la actividad agraria y el suministro de hortalizas frescas, baratas y de calidad se verá se­ria­mente amenazado más pronto de lo que creen los consumidores, no quedando otra salida que depender de terceros países y pasar por el aro: el precio por un producto peor será entonces mucho más caro”.