Las últimas lluvias resultan beneficiosas para la práctica totalidad de los cultivos valencianos


La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) señala que las últimas lluvias que han caído sobre la Comunitat Valenciana han tenido efectos beneficiosos sobre la práctica totalidad de los cultivos. Los cítricos van a notar de manera especialmente positiva las consecuencias favorables del agua. Las precipitaciones suponen, en primer lugar, un ahorro de riegos, al tiempo que contribuyen a la recarga de acuíferos y crean una atmósfera de humedad muy propicia para el fruto y el arbolado.




 

Las últimas lluvias resultan beneficiosas para la práctica totalidad de los cultivos valencianos

La irrupción de la ola de intenso frío que ha acompañado a estas lluvias también está aportando, al menos hasta el momento, ventajas a la citricultura debido a que el acusado descenso de las temperaturas frena en seco el avance de cualquier plaga y mejora la condición de la fruta. “Además -según destaca el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado- el frío repercutirá, con toda seguridad, en un incremento de la demanda de agrios en los mercados europeos, circunstancia que debe incidir a su vez en un aumento de las cotizaciones”.

    No obstante, tampoco hay que perder de vista en absoluto que las previsiones meteorológicas apuntan la posibilidad de que en las próximas horas los termómetros se sitúen por debajo de los cero grados en las zonas del litoral valenciano, con lo que ahora mismo no se descarta que puedan producirse heladas de cierta consideración. En cualquier caso habrá que esperar la evolución del clima porque el frío no resulta perjudicial para los cítricos si las temperaturas no alcanzan registros inferiores a los cero grados durante un tiempo bastante prolongado. Así, que por ahora, el temporal no está teniendo ningún tipo de incidencia negativa sobre los cítricos, sino todo lo contrario.

    Por lo que se refiere a otros cultivos, y con la única excepción de algún daño muy aislado y concreto que pueda haberse registrado en campos de hortalizas, el frío también está resultando positivo, especialmente para los frutales en la medida en que este tipo de árboles precisan de estas condiciones climáticas durante el invierno para garantizarse una buena floración. El mismo principio puede aplicarse a viñedo y almendro, mientras que el cereal encuentra en la humedad reinante al aliado idóneo para su correcta germinación.