Bienestar Social pone en marcha un plan de recomendaciones para hacer frente a la ola de frío


La consellera de Bienestar Social, Angélica Such, ha anunciado que la Conselleria con la entrada del invierno ha puesto en marcha un año más, un plan de emergencia para hacer frente a las bajas temperaturas de estos meses, dirigido a los centros residenciales de personas mayores dependientes de la Generalitat de las tres provincias de la Comunitat Valenciana.




 

Bienestar Social pone en marcha un plan de recomendaciones para hacer frente a la ola de frío

“Nuestro objetivo –ha indicado  Such- es que todas las personas mayores ingresadas en nuestros centros reciban la mejor atención residencial, con el nivel de seguridad y confort adecuados a sus necesidades. Ellos son el centro de nuestra actividad y trabajamos a diario por ofrecerles la mejor asistencia”.

 

Los especialistas señalan que los problemas principales que el frío intenso de los meses de invierno puede originar en las personas mayores son las infecciones respiratorias y las insuficiencias cardíacas. Los procesos gripales o catarrales que en su origen son leves, pueden complicarse porque la capacidad funcional respiratoria y cardíaca de las personas mayores es reducida.  La capacidad de termorregulación y la respuesta al frío es más lenta, por lo que las hace más susceptibles a sus efectos.

 

Entre las recomendaciones puestas en marcha por la conselleria de Bienestar Social destacan las orientadas a evitar actividades de los residentes al aire libre y anular las salidas programadas, salvo urgencias, traslados hospitalarios, etc...

Además, se aconseja mantener la calefacción en las temperaturas adecuadas y constantes en todas las dependencias de uso de los residentes.

 

Del mismo modo, la Conselleria de Bienestar Social  recomiendan medidas nutricionales específicas, entre las que destacan la elección de primeros platos a base de caldos, purés, sopas, potajes, y de  guarniciones calientes para acompañar segundos platos.

 

Otras recomendaciones nutricionales se centran en alternar el agua con infusiones o bebidas calientes y ofrecer una vaso de vino en las principales comidas (almuerzo y cena) si no existe contraindicación médica. También  sustituir las verduras crudas, en forma de ensalada, gazpachos, sopas frías, y zumos,  por verduras cocinadas en forma de hervidos, purés, caldos y sustituir las frutas acuosas por aquellas más carnosas como plátano, albaricoque, higos u ofrecerlas asadas.

 

La Consellera ha explicado que los centros “deberán también recabar información de las condiciones meteorológicas previstas y atender a las recomendaciones de protección civil”.

 

Asimismo, los centros deberán notificar las incidencias que pudieran producirse a la Dirección Territorial de Bienestar Social de la provincia en la que ubique el centro, y a la Secretaría Autonómica de Autonomía Personal y Dependencia.