El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna toma medidas para atajar los robos en los campos


A instancias de AVA-ASAJA, se reforzará la vigilancia, se reclamará documentos a cuadrillas de recolectores y se estudia cambiar ordenanzas para aplicar la ‘Guía-conduce’.




 

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna toma medidas para atajar los robos en los campos

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna reforzará de inmediato la vigilancia en los caminos rurales del municipio para tratar de frenar así la serie de robos de fruta a agricultores así como de asaltos en pozos de riego. éste es el principal compromiso asumido por el alcalde del término de La Safor, Manuel Vidal Almiñana y el concejal de Seguridad, Mario Enguix, tras el encuentro man­tenido el pasado lunes en el consistorio con el responsable de la sectorial de naranjas y miembro de la junta directiva de AVA-ASAJA, Felipe Juan Narbón y el presidente de la organización en este municipio, Salvador Bononad.

Los agricultores del término de Tavernes vienen sufriendo desde comienzos de la presente campaña citrícola, dada la escasez de producción y la recuperación de los precios, una ‘renovada’ ola de robos en los campos. Delincuencia que, además, hay que añadir aquella otra, quizá si cabe más destructiva, vinculada al tráfico de cobre clandestino, extraído furtivamente de las instalaciones de riego de la zona. AVA-ASAJA calcula, de hecho, que la comarca de La Safor acaparó durante el año que ahora acaba algo más del 20% de los delitos de este tipo registrados en toda la provincia de Va­lencia, que suma pérdidas por este motivo por valor de 10 millones de euros.

Según lo acordado el lunes, los policías locales intensificarán los controles y reclamarán documentación para verificar que no se está produciendo ninguna irregularidad. Los agentes podrían requerir así a recolectores sospechosos o a los responsables de cuadrillas los tickets o fichas de compra que acreditan la procedencia de la fruta. Más aún y en la línea de lo que ya viene aplicando el Ayuntamiento de Alzira y AVA-ASAJA reclama a la Delegación de Gobierno que se extienda a toda la Comunitat, el consistorio modificará algunas ordenanzas con tal de imponer la ‘Guía-conduce’. Este documento, que ya se exigía durante buena parte del mandato del entonces delegado, Carlos González Cepeda (1996-2000), permite a las autoridades identificar quién proporciona la fruta a los intermediarios, la procedencia de la misma así como proceder a su decomiso cuando su origen no quedase claro. Junto a ello, también se acordó la elaboración por parte del Consell Agrari Local de una suerte de ‘diario de incidencias’ basado en la información que pudieran dar los propios agentes o incluso los agricultores y vecinos. De esta manera y con datos claves sobre, por ejemplo, las matrículas o datos descriptivos de furgonetas, camiones, recolectores o individuos sospechosos de algún acto ilícito se podrían recabar pruebas para perseguirlos con mayor eficacia. Además, en breve, el consistorio habilitará un teléfono de información para facilitar las denuncias.