Unión Valenciana de Oliva insta al Gobierno Municipal a que solicite a la Conselleria el informe preceptivo para ubicar la depuradora en Rabdells


El líder de Unión Valenciana en el Ayuntamiento de Oliva, Pepe Salazar, ha querido mostrar públicamente en rueda de prensa su preocupación sobre de la falta de previsión y la mala gestión del Gobierno Municipal en lo que se refiere a la construcción de la depuradora en la zona de Rabdells.




 

Unión Valenciana de Oliva insta al Gobierno Municipal a que solicite a la Conselleria el informe preceptivo para ubicar la depuradora en Rabdells

Para Salazar, la desestimación del recurso por parte de Conselleria de Territorio supone un obstáculo para el Ayuntamiento, “ya que perjudica a la situación económica de los ciudadanos y del mismo Consistorio, a consecuencia del desmantelamiento de esta depuradora y la falta de un informe ambiental”. Con este recurso, el Gobierno olivense pretendía evitar así el derribo de esta depuradora, construida en el entorno del marjal. Ahora, sólo le queda recurrir a la vía judicial.

 

Según Salazar, ahora el Ayuntamiento se enfrenta a una situación muy delicada, porque “el Gobierno Municipal dejará una herencia nefasta a los futuros gobiernos de este Consistorio”. Para el líder de Unión Valenciana, no sólo es un problema para el Ayuntamiento, si no también para los ciudadanos que han pagado alrededor de 51 millón de pesetas por esta depuradora.

 

La depuradora, contemplada en el plan parcial Rabdells I, se construyó en el área de afección del parque natural del marjal Oliva-Pego, en la desembocadura del Riu Bullent, contemplado en el Catálogo de Zonas Humedas de la Comunitat Valenciana y en el Programa Life de la Unión Europea.


Unión Valenciana de Oliva pide al Ayuntamiento que solicite a Conselleria el informe preceptivo que permita la construcción de esta depuradora en dicha zona de la ciudad. De lo contrario, si prospera la sanción de la Conselleria, el Consistorio estaría obligado a hacer frente a una multa, así como restaurar el solar y devolverlo a su estado original. Ahora, al Ayuntamiento sólo le queda recurrir a la vía judicial si quiere defender la ubicación de la depuradora.