Las obras del prado, a buen ritmo.


Las obras de la Plaza Prado, parece que están funcionando al ritmo previsto, pese a lo cual, a partir de esta misma semana, las molestias para los vecinos van a ser mayores, ya que cuatro de las calles adyacentes a la propia plaza están ya cortadas al tráfico rodado, al ser las calles en las que se ha de construir las rampas de acceso al aparcamiento subterráneo de la propia plaza. Desde el departamento de Proyectos de ciudad, se ha avisado con anterioridad a los vecinos de la zona, pero también se está informando a la ciudadanía en general, ya que los cortes de calles se van a alargar hasta mediados de febrero en el mejor de los casos y hasta el 30 de marzo en otras calles. Pese a estas incomodidades propias de las obras, lo cierto es que las obras parece que están cumpliendo el calendario previsto y que si no se producen imprevistos o lluvias intensas y reiteradas, la plaza podrá estar cubierta el 30 de marzo del presente año.




 

Las obras del prado, a buen ritmo.

No hubo color en el partido. Desde el principio se vio que el Oliva lo iba a tener muy complicado para puntuar en el campo de la Murta de Xátiva ante un Ontinyent muy crecido y superior.

Otra vez, el partido estuvo condicionado por el tempranero gol del rival. Los olivenses vieron como su portería se perforaba a los pocos minutos del comienzo. Y es que una vez más, el comienzo del conjunto olivense fue malo.

El equipo de Suso Monzó, con numerosas bajas, no llegó a inquietar la puerta del rival en todo el encuentro, salvo la ocasión que desaprovechó Kike en la recta final del mismo cuando el partido ya estaba sentenciado.

La séptima derrota de la temporada a domicilio se finiquitó prácticamente en la primera parte, después del 2 a 0 en contra con el que se llegó al descanso.

En el segundo período fue más de lo mismo. Un Ontinyent lanzado, amo y señor de la situación, ante un rival muy flojo y sin llegada.

Al final, 3 a 0 y el Oliva que termina el 2005 situado en zona de descenso. Bien le vendrán las fiestas para tomar nuevos bríos y afrontar el nuevo año con más fuerza.