El BLOC de Gandia consigue que la ermita de San Vicente sea declarada Bien de Relevancia Local


Este será el primer edificio patrimonial que aparecerá en el catálogo de la ciudad ducal con dicha denominación específica.




 

El BLOC de Gandia consigue que la ermita de San Vicente sea declarada Bien de Relevancia Local

El BLOC de Gandia ha mostrado su satisfacción después de conocer que la Comisión de Territorio, sostenibilidad y vivienda aprobará su petición para que la ermita de San Vicente sea declarada como bien de relevancia local (tal y como obliga la Ley de Patrimonio Valenciano para la arquitectura religiosa anterior a 1940).

El Portavoz del BLOC de Gandia, Josep Miquel Moya, ha aceptado la demanda del concejal de Territorio, Fernando Mut, de un margen de 3 meses para establecer el entorno de protección de la ermita de San Vicente, porque, en definitiva, su pretensión era a que se encentara la discusión y procurar la salvaguardia y posterior rehabilitación de la ermita.

La moción se centraba en 3 demandas: su declaración como Bien de Relevancia local, el inicio del proceso para su adquisición por parte del Ayuntamiento de Gandia y la delimitación de un entorno de protección para ella y para el conjunto de casas conocido como la Alquería de Benieto, que están protegidas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad de Gandia.

La Comisión de Territorio, Sostenibilidad y Vivienda aprobó, recientemente, por unanimidad (y, por lo tanto, el acuerdo será trasladado al próximo plenario) la declaración de la ermita de San Vicente como Bien de Relevancia Local y la demanda de su inclusión en el inventario del Patrimonio Valenciano de la Generalitat.

El concejal del BLOC de Gandia, Josep Miquel Moya ha manifestado su satisfacción y el hecho de que la Ermita de San Vicente, a pesar de estar protegida en el Plan General, será el primero de los edificios de la ciudad que tendrá formalmente esa catalogación, en la que esperan que se incluyan muchas otras.

Al mismo tiempo, se informó de las negociaciones con el arzobispado para conseguir su titularidad, mediante una permuta de terrenos, y de la voluntad del gobierno de estudiar su entorno de protección, aspectos que fueran aceptados por los eco-nacionalistas.