El corredor del Runner, Luis Arenas, y la atleta del Ambra Carmen Sala ganaron el pasado sábado la VIII Mitja Marató Ciutat d´Oliva, cuarta prueba puntuable del VI Circuito de Carreras Populares de la Diputación de Valencia. Luis Arenas entró en meta con una marca de 1:09:29, seguido de Manuel Ballester, independiente, con un tiempo de 1:09:39 y en tercer lugar finalizó Abderrahmin Tahiri, del Runner, con 1:11:23; cuarto fue Kamal Rachid, independiente, con 1:12:33 y, en quinto lugar finalizó Luis F. Martinez, del Runner, con 1:13:06. En cuanto a féminas, Carmen Sala realizó un tiempo de 1:27:31, seguida de Patricia Lorena Montalbo, independiente, con una marca de 1:32:18, tercera fue la atleta de la Universidad Politécnica de Valencia, Maria Esther Balaguer, que marcó un tiempo de 1:32:36. Un total de 347 participantes entraron en meta, de los que 226 están inscritos al Circuito de Carreras Populares de la Diputación de Valencia. “Una prueba que, a pesar de ser completamente llana, se vió tremendamente endurecida por la temperatura y la humedad que había en el circuito a la hora de iniciarse la prueba. Algo tremendo”, señalaban fuentes de la organización, de ahí las sorpresas que hubo a la hora de finalizar las distintas carreras que se disputaron en esta jornada deportiva. La organización cuidó hasta el último detalle por lo que se refiere al desarrollo de la prueba y participantes. Cabe destacar, por significativo, el cambio de ubicación de salida y meta, que mejoró sensiblemente con respecto a los años anteriores. La próxima prueba se correrá el sábado, 19 de julio y será la IV Volta a Peu Vila d´Ollería, que se correrá sobre una distancia de 10.000 metros




 



El día 14 de abril, tal y como se había anunciado en los actos conmemorativos del 75 aniversario de la segunda república, se colgó la bandera republicana en la fachada de la Casa de Cultura de Gandia.

Este acto, ha merecido por parte del líder y portavoz del grupo municipal popular, duras críticas contra el alcalde de la localidad, José Manuel Orengo, a quien ha definido como rehén de los nacionalistas e hipócrita por haber querido desmarcarse de la política republicana en el último pleno municipal.

Mut en su crítica profirió serias descalificaciones hacia el alcalde, al que le recordó que la Casa de Cultura es un edificio oficial y que en él no se deben exhibir símbolos que no lo sean, que para eso “ cada uno tiene su salita de estar en su casa”, máxime cuando según Mut, este tipo de actitudes incumplen los convenios como el firmado con Bancaja para la cesión de la Casa de la Marquesa, ya que en las cláusulas de cesión se especificaba que no podría ser utilizada para actividades políticas o partidistas.

Estas críticas han merecido una dura respuesta por parte tanto del PSOE como del BLOC. En el primer caso ha sido Alfred Boix el encargado de recordar que las actitudes ofensivas de Mut están convirtiéndose en una dinámica que viene marcada por su propia caída en el partido, en el que también descalifica a sus posibles sucesores o candidatos. Ha recordado que Orengo no es rehén de nadie y que si alguien es esclavo en la política municipal es el propio Mut.

Por su parte, Marcel·lí Giner ha insistido en que no se trataba de un acto politico, sino “cultural”, y que era “abierto a todo el público, en ningún momento se pidió el carné de militancia a nadie para entrar a los actos de la República”. Giner insistía en que en ningún momento se ha puesto en peligro el convenio con Bancaja y que se ha tratado de un acto de libertad, “durante 40 años no se ha podido hablar de la República, y ahora lo podemos hacer públicamente y con claridad”.